“La Sagrada Familia”

“La Sagrada Familia” 

Lucas 2, 22-40

Cuando llegó el tiempo de la purificación, según la ley de Moisés, los padres de Jesús lo llevaron a Jerusalén, para presentarlo al Señor, de acuerdo con lo escrito en la ley del Señor: “Todo primogénito varón será consagrado al Señor», y para entregar la oblación, como dice la ley del Señor: «un par de tórtolas o dos pichones”.

Vivía entonces en Jerusalén un hombre llamado Simeón, hombre justo y piadoso, que aguardaba el consuelo de Israel; y el Espíritu Santo moraba en él. Había recibido un oráculo del Espíritu Santo: que no vería la muerte antes de ver al Mesías del Señor.

Impulsado por el Espíritu, fue al templo. Cuando entraban con el niño Jesús sus padres para cumplir con él lo previsto por la ley, Simeón lo tomó en brazos y bendijo a Dios diciendo: –Ahora, Señor, según tu promesa, puedes dejar a tu siervo irse en paz. Porque mis ojos han visto a tu Salvador, a quien has presentado ante todos los pueblos: luz para alumbrar a las naciones y gloria de tu pueblo Israel. Su padre y su madre estaban admirados por lo que se decía del niño.

Simeón los bendijo, diciendo a María, su madre: –Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti, una espada te traspasará el alma. “Había también una profetisa, Ana, hija de Fanuel, de la tribu de Aser. Era una mujer muy anciana; de jovencita había vivido siete años casada, y luego viuda hasta los ochenta y cuatro; no se apartaba del templo día y noche, sirviendo a Dios con ayunos y oraciones.

Acercándose en aquel momento, daba gracias a Dios y hablaba del niño a todos los que aguardaban la liberación de Jerusalén. Y cuando cumplieron todo lo que prescribía la ley del Señor, se volvieron a Galilea, a su ciudad de Nazaret. El niño iba creciendo y robusteciéndose, y se llenaba de sabiduría; y la gracia de Dios lo acompañaba.

—————————————-

Uno de los más valiosos y magníficos dones otorgados de parte de Dios a sus seres creados, es el don de la familia; ya desde los orígenes se remarca que fuimos hechos a su imagen y semejanza, aquella misma que viene de Dios, porque no se refiere al parecido físico, concretamente remarca la semejanza en la propia vida, en los dones, en las capacidades, pero también en la familia, ya que Dios mismo es familia.

No podemos desmembrar de nosotros el concepto y cambiarlo por otro que no es, ya que hoy en día, se le llama familia incluyendo hasta al perro y el gato, concluyendo que cualquier grupo de convivencia humana se le llama familia, esto ya es un valor en sí mismo, pero puede ser a su vez una degradación.

La familia no es tan sólo un grupo reunido en una vivienda, tampoco son aquellos los que elijo selectivamente porque viven y piensan como yo, o simplemente porque te agradan.

Esto ha llegado a verse despectivamente, ya que han declarado verbalmente :“La familia no la escogemos por desgracia, mi nueva “familia” sí. Se olvida que la familia es un don, pero su perfecto funcionamiento depende además de las propias responsabilidades, derechos y roles en los que se desarrolla totalmente. Sin ellos no funciona, no crece ni madura. Si se ideologizan, politizan y se inventan nuevos “derechos humanos” sobre todo en torno a la familia, la estarán desmembrando, deteriorando su fundamento y su ser en sí.

Por ello ese regalo a imagen de Dios Padre, Dios Hijo y la relación de amor de Dios Espíritu Santo, que es familia en sí mismo, debemos cuidarlo y protegerlo, de otra manera nos estarán quitando lo más sagrado en la relación de nuestro propio ser y amar en familia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s