“Él los bautizará con Espíritu Santo”

“Él los bautizará con Espíritu Santo”

Marcos 1, 7-11
En aquel tiempo, Juan predicaba diciendo: “Ya viene detrás de mí uno que es más poderoso que yo, uno ante quien no merezco ni siquiera inclinarme para desatarle la correa de sus sandalias. Yo los he bautizado a ustedes con agua, pero Él los bautizará con el Espíritu Santo”. Por esos días, vino Jesús desde Nazaret de Galilea y fue bautizado por Juan en el Jordán. Al salir Jesús del agua, vio que los cielos se rasgaban y que el Espíritu, en figura de paloma, descendía sobre Él. Se oyó entonces una voz del cielo que decía: “Tú eres mi Hijo amado; yo tengo en ti mis complacencias”.

________________________________

Cuando hablamos de las gracias y dones otorgados por medio del bautismo, nos referimos a ese momento en el que realmente acontece una transformación total, no me estoy refiriendo a una metamorfosis que te cambia radicalmente, no es a ese grado donde lo físico cambia por completo, la transformación es más profunda, se realiza en el fundamento del mismo ser humano, de la elección de parte de Dios al hacemos ya de suyo, a imagen y semejanza.

Todos los seres han sido creados gracias a su amor demostrando su diversidad, todos incluyéndonos a nosotros somos parte de esa creación, somos sus criaturas, más sin embargo ha querido regalarnos aun algo más, no basta con ser creados a su imagen y semejanza, sino que además plenifica nuestras propias vidas, complementándolas con esos dones que nos hacen no superiores, sino amorosamente elegidos para ser depositarios de los dones propios de Dios y, eso no se hace físicamente, se hace por medio del bautismo.

Aquí es el momento donde dejamos de ser tan sólo sus criaturas, para convertirnos en sus hijos, donde a esa alma otorgada se le brindan todas las capacidades para desarrollar en sí misma no tan sólo la imagen, sino la semejanza, es decir, capaces al igual que nuestro Creador de amar, de razonar, de tener inteligencia, piedad, y el resto de los dones que vienen exclusivamente de Dios a un ser ya preparado para ello como tu y como yo.

Y todo eso no basta con el agua, es el mismo Espíritu Santo quien hace la obra; por fuera vemos un bonito ritual, pero en el fondo Dios está haciendo renacer a la misma persona ya amada por ser parte de su creación, en un amor predilecto y exclusivo de hijos de Dios y herederos por ende de la gloria eterna.

Es por ello necesario reconocer su acción, porque no es tan solo el rito, no es tan sólo el signo del arrepentimiento, es la misma gracia y santidad de Dios junto con sus dones los que se te otorgan por medio del Paráclito, eso es lo más importante y real.

Felicidades a ti que has sido transformado por las aguas bautismales porque ya eres templo mismo del Espíritu Santo.