“Y comenzó a enviarlos de dos en dos…”

“Y comenzó a enviarlos de dos en dos…”

Mc 6, 7-13

En aquel tiempo, Jesús llamó a los Doce y comenzó a enviarlos de dos en dos, dándoles poder sobre los espíritus inmundos. Les ordenó que nada tomasen para el camino, fuera de un bastón: ni pan, ni alforja, ni calderilla en la faja; sino: «Calzados con sandalias y no vistáis dos túnicas». Y les dijo: «Cuando entréis en una casa, quedaos en ella hasta marchar de allí. Si algún lugar no os recibe y no os escuchan, marchaos de allí sacudiendo el polvo de la planta de vuestros pies, en testimonio contra ellos». Y, yéndose de allí, predicaron que se convirtieran; expulsaban a muchos demonios, y ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.

________________

Tenemos que hacer una distinción en la manera de respuestas que le damos al Señor, no es lo mismo ser llamado que ser enviado, cuando hablamos del llamado, hablamos de una respuesta muy personal e individual de la cual nadie va a responder por ti; de igual manera nadie puede obligarte a hacer algo que no deseas, porque a fuerzas nada.

Ese llamado concretamente a ser discípulo de Jesús es libre y voluntario, implica una invitación que se puede dar de mil maneras concretas, a su vez requiere una respuesta que implica tu corazón, tu mente y tu ser, nada nuevo en ti, excepto la extirpación del pecado.

Ese llamado es particular porque te implica a ti solamente, pero eso no significa que la relación con Dios será exclusiva, es muy cierto que es un Dios personal pero no es íntimamente particular, la relación no es Dios-Yo; Yo-Dios, sí es Dios-Yo; Nosotros-Dios. La actitud debe ser generosamente comunitaria.

Al hablar del discípulado, precisamente estamos hablando de la respuesta hecha obras que nunca es individual, por eso los envía de dos en dos, porque la salvación es comunitaria; la caridad, la bondad, el amor y todas las obras de misericordia que complementan nuestra vida de gracia se hacen al otro, al prójimo, al hermano, no se hacen a uno mismo, así no es válido.

El hermano es el que te lleva de la mano a la salvación, con todos sus pros y contras, porque si caminas sólo te pierdes, además harás extraordinariamente sus obras porque serás instrumento de su gracia. Por ello no te olvides que vamos juntos, lo que hagas por tu hermano y con tu hermano irá marcado hasta la vida eterna, lo que no, de igual manera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s