“…Su corazón está lejos de mi…”

“…Su corazón está lejos de mi…”

Mc 7,1-13

En aquel tiempo, se reunieron junto a Jesús los fariseos, así como algunos escribas venidos de Jerusalén. Y vieron que algunos de sus discípulos comían con manos impuras, es decir no lavadas, -es que los fariseos y todos los judíos no comen sin haberse lavado las manos hasta el codo, aferrados a la tradición de los antiguos, y al volver de la plaza, si no se bañan, no comen; y hay otras muchas cosas que observan por tradición, como la purificación de copas, jarros y bandejas-.

Por ello, los fariseos y los escribas le preguntan: «¿Por qué tus discípulos no viven conforme a la tradición de los antepasados, sino que comen con manos impuras?». Él les dijo: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, según está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto, ya que enseñan doctrinas que son preceptos de hombres’. Dejando el precepto de Dios, os aferráis a la tradición de los hombres».

Les decía también: «¡Qué bien violáis el mandamiento de Dios, para conservar vuestra tradición! Porque Moisés dijo: ‘Honra a tu padre y a tu madre y: el que maldiga a su padre o a su madre, sea castigado con la muerte’. Pero vosotros decís: ‘Si uno dice a su padre o a su madre: Lo que de mí podrías recibir como ayuda lo declaro “Korbán” -es decir: ofrenda-’, ya no le dejáis hacer nada por su padre y por su madre, anulando así la Palabra de Dios por vuestra tradición que os habéis transmitido; y hacéis muchas cosas semejantes a éstas».

__________________

Cuando San Pablo habla de la justificación, habla de una gracia que se da y obra en nosotros en base a la disposición de nuestra mente, corazón y obras concretas llenas de generosidad y caridad las cuales hablan en sí mismas provocando la justificación de la gracia de Dios operante en nosotros.

Cosa muy distinta es justificarse o justificar todo lo que hacemos, porque en este campo la justificación mal entendida se torna en pretexto o escudo para acreditar lo que hacemos de manera oficial no tan positivamente. Situación que encontramos en este evangelio donde a Jesús le exigen realizar un ritual llamado de las abluciones o de la purificación, que si se realiza plenamente a conciencia como tal, tiene un sentido eficaz, porque de un signo de limpieza externa conlleva a una actitud interior de rechazo del mal.

Lo malo es que se pierde el sentido pleno cuando se celebra sólo el ritual sin llegar a la transformación espiritual. Ante esta realidad Jesús no ve necesario realizarlo por que Él trae consigo una limpieza más profunda, la del alma y no sólo el lavado externo. Pero pensamos que con tan sólo hacer el rito ya cumplimos, lo usamos de pretexto para justificar mi participación, usado en realidad sólo como una presencia física externa que no me lleva a un cambio profundo de vida.

Es como cuando nos sentimos muy buenos porque vamos a misa, inclusive a diario, pero de nada me sirve si saliendo me quiero comer a medio mundo con mis insatisfacciones, mis críticas, o porque me acuerdo de Dios con un padre nuestro matinal o nocturno, pienso que ya cumplí y soy muy bueno.

Si haces oración, si vas a misa y si participas en algún otro sacramento y no te dispones a tal grado de encontrarte con Cristo, que te plenifica y transforma de dentro hacia fuera, todo es vano. Pero si te dejas empapar de su presencia cada vez que te dirijas a Él, mis respetos, ahí si que no hay excusa ni pretexto para que se de la justificación interna y no sólo la apariencia externa de participación, ahí sí nuestro corazón más cerca del Señor no puede estar, cuando en realidad eso es lo que anhela de nuestra parte.

La cuestión no es participar para quedar bien con los demás, la cuestión es, participar para quedar bien con Dios, independientemente de los demás, con ellos posteriormente interactuaremos en armonía. Una pregunta, ¿en tus participaciones sagradas te justificas o te dejas justificar? La respuesta es sólo tuya y del Señor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s