“La gente de este tiempo es una gente perversa”

“La gente de este tiempo es una gente perversa”

Lucas: 11, 29-32

En aquel tiempo, la multitud se apiñaba alrededor de Jesús y éste comenzó a decirles: “La gente de este tiempo es una gente perversa. Pide una señal, pero no se le dará más señal que la de Jonás. Pues así como Jonás fue una señal para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para la gente de este tiempo.

Cuando sean juzgados los hombres de este tiempo, la reina del sur se levantará el día del juicio para condenarlos, porque ella vino desde los últimos rincones de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón. Cuando sea juzgada la gente de este tiempo, los hombres de Nínive se levantarán el día del juicio para condenarla, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás”.

_________________

Desde que me acuerdo y me dicen que se acuerdan, he escuchado por doquier, que estos tiempos son tiempos muy cambiados, muy difíciles, cuando el mismo Jesús lo remarca ya en su tiempo.

Todo cambio implica una crisis ante la novedad, despegarse de lo antiguo nunca ha sido fácil, hasta para tirar un suéter viejo nos cuesta, cuanto no más los nuevos paradigmas de los tiempos que se van presentando, más bien conocidos como épocas.

Pero en realidad los cambios son llevaderos, la adaptación aunque cuesta se da sólo con un poco de dolor mientras pasa la transición. Lo malo es que en realidad lo más duro creo que, como Jesús lo remarca es encontrarte con gente perversa, no necesariamente tienen que ser maniacos o asesinos en serie, a esos se les nota y expresan su postura sin tapujos.

De los que si debemos de tener cuidado son de aquellos que aparentan dulzura, nobleza y amabilidad; esos si manipulan la situación perversamente con cara de buenas gentes, esos los tenemos cerca, esos cuando pueden y se presta la ocasión no se la piensan para dañarte.

Claro también entre ellos realmente encontramos la gente buena y sincera, nada que decir de ellos, mas que su mérito por conservarse así. Usualmente viven en situaciones de pecado, que cuando mencionas o insinúas su falta, se sienten ofendidos e intachables, su herramienta de defensa es el ataque verbal, y el desprestigio ajeno, pisoteando al otro para mantener su situación.

Sin embargo señales de pecado notorias, así como de invitación a la gracia, las encontramos por doquier, tan evidentes que hasta los animales las notan con su agrado o rechazo.

Pero la gente malvada ante Jesús se defiende pidiendo una señal, por ello Jesús remarca: “perversa” que ante su presencia son capaces de negarlo y pedirle signos viendo su obra completa.

Por eso los deja solos con su ceguera voluntaria, donde las señales seguirán siendo claras, “como la de Jonas” pero si las rechazan, ya es responsabilidad de ellos. Cualquiera con una pizca de sentido común los podrá enjuiciar, como aquellos que reconocieron la evidencia de las obras de Dios, como la reina de Saba, que era no creyente y lo reconoció en la sabiduría de Salomón; aunque no dudo que estas personas, aunque les expliquen los signos claros, sigan defendiendo su ceguera.

La invitación es a retirarte de esa gente falsa y perversa, o en el peor de los casos, a no ser una de esas personas. No es rechazo, no hacerlo con indiferencia, sino con los buenos días bien dados en la caridad, pero sin seguirles el juego.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s