“…Si su justicia no es mayor…”

“…Si su justicia no es mayor…”

Mateo: 5, 20-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán ustedes en el Reino de los cielos. Han oído que se dijo a los antiguos: No matarás y el que mate será llevado ante el tribunal. Pero yo les digo: Todo el que se enoje con su hermano, será llevado también ante el tribunal; el que insulte a su hermano, será llevado ante el tribunal supremo, y el que lo desprecie, será llevado al fuego del lugar de castigo.

Por lo tanto, si cuando vas a poner tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene alguna queja contra ti, deja tu ofrenda junto al altar y ve primero a reconciliarte con tu hermano, y vuelve luego a presentar tu ofrenda. Arréglate pronto con tu adversario, mientras vas con él por el camino; no sea que te entregue al juez, el juez al policía y te metan a la cárcel. Te aseguro que no saldrás de allí hasta que hayas pagado el último centavo”.

__________________

No acabo de entender el por qué las normas y sus límites no llegan por lo general jamás a su objetivo, es decir, que un policía cumpla su deber al 100% sin dejarse manipular e interferir, no se diga igual de un abogado, político, presidente, gobernante, director, obispo, consagrado, trabajador, obrero, jefe, madre o padre de familia, en fin, cualquier oficio, llámese como se llame, bien conocemos la norma a seguir en cada uno de ellos, sus deberes, derechos y obligaciones.

La cosa es, que aunque sepamos a ciencia cierta hasta con comas y puntos nuestra labor, creo que no damos el 100%, la medida la tomamos del consenso común, es decir, como hagan las cosas los demás, así lo hago yo, porque de esa medida en cierta manera yo algo hago y de ahí en descenso.

Como nadie da el cien en lo que hace, pues yo tampoco, si los otros no cumplen, ¿por qué yo si debo?, con lo cual se van degradando las personas y depreciando los valores reales y fundamentales.

Al final resulta que cuando alguien hace las cosas muy bien, ese resulta raro entre los conformistas. Jesús remarca precisamente eso: “Les aseguro que si su justicia no es mayor que la de los escribas y fariseos, ciertamente no entrarán en el Reino de los cielos.” Hay que ser mejor que los modelos, quienes aplican los valores oficialmente a medias, porque los uniformes y las investiduras vienen a menos cuando no se vive lo que se promulga con total autenticidad.

Ya lo remarcan las escrituras, en Apocalipsis, 3,16 “Así, porque eres tibio, y no frío ni caliente, estoy por vomitarte de mi boca”. Nuestra justicia debe de brillar más que la mediocridad, no te permitas ser común hasta en el pecar, tu justicia debe ser mayor, eso es lo que marca la diferencia.