“Paciencias…”

“Paciencias…”

Mateo 18, 21-35

En aquel tiempo, se adelantó Pedro y preguntó a Jesús: –«Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces le tengo que perdonar? ¿Hasta siete veces?»

Jesús le contesta: –«No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

Y a propósito de esto, el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar las cuentas con sus empleados. Al empezar a ajustarlas, le presentaron uno que debía diez mil talentos. Como no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él con su mujer y sus hijos y todas sus posesiones, y que pagara así.

El empleado, arrojándose a sus pies, le suplicaba diciendo: «Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré todo».

El señor tuvo lástima de aquel empleado y lo dejó marchar, perdonándole la deuda. Pero, al salir, el empleado aquel encontró a uno de sus compañeros que le debía cien denarios y, agarrándolo, lo estrangulaba, diciendo: «Págame lo que me debes».

El compañero, arrojándose a sus pies, le rogaba, diciendo: «Ten paciencia conmigo, y te lo pagaré»

Pero él se negó y fue y lo metió en la cárcel hasta que pagara lo que debía.

Sus compañeros, al ver lo ocurrido, quedaron consternados y fueron a contarle a su señor todo lo sucedido. Entonces el señor lo llamó y le dijo: «¡Siervo malvado! Toda aquella deuda te la perdoné porque me lo pediste. ¿No debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?»

Y el señor, indignado, lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda.

Lo mismo hará con vosotros mi Padre del cielo, si cada cual no perdona de corazón a su hermano».

———————————————

Ya el psicólogo Jean Piaget en su estudio sobre la teoría del desarrollo nos menciona que en la etapa de la infancia, que abarca de los dos a los siete años de edad, así también llamada Etapa Preoperacional, es donde se enfatiza y desarrolla el pensamiento simbólico marcado por la irreversibilidad, la fijación de ideas como el centro de sus vidas y el egocentrismo.

Etapa muy importante ya que si no somos acompañados sabia y prudentemente, éstas etapas o al menos algunas de ellas quedarán cautivas dentro de nuestra personalidad, con un muy difícil desapego en el futuro. Con ello no pretendo decir que radicalmente están presentes en nuestra propia vida, pero si dejan atisbos de su acción.

Ya el evangelio del día nos revela ciertamente algunas de esas actitudes, sobre todo lo remarca como un impedimento para el propio crecimiento espiritual, sobre todo si éste está acentuado en el egocentrismo, que para muchos parece no ser consciente en sus vidas, sino que pretenden actuar como si ello fuera lo ordinario. Es el caso del empleado que es perdonado de sus deudas, atendiendo una solución a su propia persona, llenando su Ego, pero que no es capaz de tolerar una deuda o falta por mínima que sea a su propio ser y falsa autoestima.

Ahí es donde la espiritualidad de la caridad debe de crecer y hacerse notar, porque es el primer paso para recibir el resto de las gracias divinas, ya que al parecer es un principal impedimento para el perdón, pero sobre todo no el de los demás, sino el propio y el divino, ya que uno deriva en el otro. Es por ello, que debemos de tener esas paciencias, primero en el desarrollo gradual humano y segundo en el desarrollo de los dones divinos, ya que de igual manera no todos maduran y crecen al mismo ritmo, por ello, cultivar las paciencias y el perdón, mientras más práctica tengamos de éstos, más fácil los será a futuro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s