“El testimonio real”

“El testimonio real”

Juan: 5, 31-47

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: “Si yo diera testimonio de mí, mi testimonio no tendría valor; otro es el que da testimonio de mí y yo bien sé que ese testimonio que da de mí, es válido.

Ustedes enviaron mensajeros a Juan el Bautista y él dio testimonio de la verdad. No es que yo quiera apoyarme en el testimonio de un hombre. Si digo esto, es para que ustedes se salven. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y ustedes quisieron alegrarse un instante con su luz.

Pero yo tengo un testimonio mejor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido realizar y que son las que yo hago, dan testimonio de mí y me acreditan como enviado del Padre.

El Padre, que me envió, ha dado testimonio de mí. Ustedes nunca han escuchado su voz ni han visto su rostro, y su palabra no habita en ustedes, porque no le creen al que él ha enviado. Ustedes estudian las Escrituras pensando encontrar en ellas vida eterna; pues bien, ellas son las que dan testimonio de mí. ¡Y ustedes no quieren venir a mí para tener vida! Yo no busco la gloria que viene de los hombres; es que los conozco y sé que el amor de Dios no está en ellos. Yo he venido en nombre de mi Padre y ustedes no me han recibido.

Si otro viniera en nombre propio, a ése sí lo recibirían. ¿Cómo va a ser posible que crean ustedes, que aspiran a recibir gloria los unos de los otros y no buscan la gloria que sólo viene de Dios? No piensen que yo los voy a acusar ante el Padre; ya hay alguien que los acusa: Moisés, en quien ustedes tienen su esperanza.

Si creyeran en Moisés, me creerían a mí, porque él escribió acerca de mí. Pero, si no dan fe a sus escritos, ¿cómo darán fe a mis palabras?”

______________________

Casi siempre y en todas partes buscamos recomendaciones de cuál auto es mejor, qué Restaurant es más sabroso, qué marca es más duradera o más prestigiosa, qué persona es más confiable par algún cierto tipo de trabajo, etc… Es decir siempre buscamos testimonios y nuestro obrar depende muchas veces de la opinión de los demás.

Con Jesús quisieron hacer lo mismo, manipular las opiniones, porque una vez establecido el ambiente de dependencia en las opiniones, así como de su confidencialidad, se pueden manipular con mala intención, y dar un testimonio negativo con una autoridad previamente ganada en la credibilidad.

Sin embargo Jesús no habla ni depende de la opinión de los demás, Él mismo da un testimonio por sí mismo y real, no basado en el que dirán siempre tan voluble e incierto, sino que su testimonio lo basa en sus obras, en su experiencia con su Padre celestial, así como una continuación explícitamente expuesta en las Sagradas Escrituras.

Pero si no le damos importancia a eso, entonces nuestro testimonio sin obras y no afianzado en la misma Palabra, la misma verdad, entonces no es válido y a su tiempo tampoco creíble.

El mayor testimonio es la verdad que habla por sí sola, es la verdad que debemos asimilar y en la que las obras de suyo lo transmite sin necesidad de enfatizarlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s