“Vista sana”

“Vista sana”

Mateo 6, 19-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «No amontonéis tesoros en la tierra, donde la polilla y la carcoma los roen, donde los ladrones abren boquetes y los roban. Amontonad tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni carcoma que se los roan, ni ladrones que abran boquetes y roben. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón. La lámpara del cuerpo es el ojo. Si tu ojo está sano, tu cuerpo entero tendrá luz; si tu ojo está enfermo, tu cuerpo entero estará a oscuras. Y si la única luz que tienes está oscura, ¡cuánta será la oscuridad!».

—————————————————-

Dentro de los múltiples dones que Dios nos ha regalado encontramos uno muy preciado: la vista, de la cual dependemos mayormente para realizar nuestras actividades diarias con mayor eficacia, sin embargo hoy en nuestros días no es vital para la supervivencia, por los medios con que contamos para su ayuda y beneficios.

Pero esa vista receptora depende mucho hacia dónde la dirijamos, podemos canalizarla a descubrir las maravillas de la creación o podemos anclarla en observar tan sólo amargamente lo que nos lleva a la infelicidad y al mal.

Somos receptores que al final manifestamos aquello de lo que nos hemos saturado, negativamente considerándolo ya como lo ordinario en nuestras propias vidas, cuando un cambio abrupto para corregir eso es necesario en ciertas etapas, a manera de purga y purificación.

Hemos sido hechos para manifestar esa luz que entra por nuestra vista, por lo que cuando no lo hacemos, entonces lo que se ve, es esa ausencia, ese vacío, esa nulidad, habrá oscuridad y no manifestarás nada, pero si se verá tu vacíes.

Es por ello que no tan sólo hay que cuidar la vista, sino que hay que ver aquello que nos da luz, hay que tener vista sana, aquella que hasta un ciego puede tener, porque no tan sólo entra por los ojos, sino que se asimila en el corazón; que todo en ti sea luz, y no vean cuan vacío estas, porque aunque bien te vistas y te cuides externamente, si no tienes esa luz, por más caro que sea tu cuidado nada manifestarás.