“Tu proyecto de compra”

“Tu proyecto de compra”

Mateo 13, 44-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra».

———————————————-

En cada una de las etapas de la vida nos encontramos con la novedad de que algo deseamos tener a toda costa y hacemos hasta lo imposible para obtenerlo. Cuando somos pequeños algún dulce o algún juguete obsesiona nuestra mente, claro luego pasa el interés por que en el camino vamos ambicionando cada vez cosas mayores.

Ciertamente son etapas que en su momento van evolucionando, lo malo es cuando nos estancamos residualmente en lo material, dónde el mayor objetivo es lo económico o las propiedades, que cuando se tienen carecen de sentido porque seguiremos buscando algo más que sacie esa necesidad, ese hueco que tan sólo la plena felicidad llena.

Felicidad que no se compra, que no se obtiene a pedido, sino la que se trabaja día a día a pesar de las adversidades. Aquella que no se limita a los satisfactores circunstanciales según la necesidad del momento, sino que se pide como un don que también proviene de Dios.

Es por ello, que el proyecto de compra que tienes en mente, búscalo con una plusvalía tan grande y tan llena de valores que dure toda la vida y que aún cuando ya no se tenga, el recuerdo te siga dando la alegría que sembró durante su permanencia junto a ti.

Eso es lo que vale la pena, es lo que merece vender todo para obtenerlo, porque lo demás va y viene sin mayor dificultad, pero eso vale por sí mismo y lo vale todo, y aunque se da gratis, no significa que no sirva, sino que implica a Dios mismo en tu vida que la transforma y llena de la mayor felicidad desde aquí y que llega hasta la eternidad.

“La cosecha”

“La cosecha”

Mateo 13, 36-43

En aquel tiempo, Jesús dejó a la gente y se fue a casa. Los discípulos se le acercaron a decirle: —Acláranos la parábola de la cizaña en el campo.

El les contestó: —El que siembra la buena semilla es el Hijo del Hombre; el campo es el mundo; la buena semilla son los ciudadanos del Reino; la cizaña son los partidarios del Maligno; el enemigo que la siembra es el diablo; la cosecha es el fin del tiempo, y los segadores los ángeles. Lo mismo que se arranca la cizaña y se quema, así será al fin del tiempo: el Hijo del Hombre enviará a sus ángeles, y arrancarán de su Reino a todos los corruptores y malvados y los arrojarán al horno encendido; allí será el llanto y el rechinar de dientes. Entonces los justos brillarán como el sol en el Reino de su Padre. El que tenga oídos, que oiga.

————————————-

En casi todos los tiempos y lugares, consideramos que las posibles consecuencias por nuestras malas obras tardarán o que nunca llegarán, lo consideramos como un mito para asustar o amedrentar a los demás.

Sin embargo hay que tener muy en cuenta que toda siembra tiene una cosecha, y no estoy hablando del sector agrícola, sino de todo lo que hacemos en el día a día. Hay quien dice que lo malo sólo le pasa a los tontos o a los que tienen mala suerte, que incluso a los que están mas cerca de Dios son los para rayos que atraen esos males.

En cierta medida es cierto, pero no es un castigo, Dios se fija aún más en los que están cercanos para ciertamente demostrarles su presencia, ya que cada dificultad es un reto nuevo a crecer que Dios mismo provee, a sabiendas de que ya nos ha dado todas las capacidades para salir adelante en ello, y el problema es un recordatorio de que estamos preparados para lo que viene.

De tal manera que mientras más golpeados estemos, será una clara señal de lo fuertes que somos, porque seguimos adelante y sin necesidad de remarcar como mártires lo sufridos que somos.

Por ello la cosecha si no es ahora, será mañana, pero llegará, para que no te confíes y estés fortalecido en todas las áreas de tu vida.

“Con peras y manzanas”

“Con peras y manzanas”

Mateo 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: —El Reino de los Cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece se hace un arbusto más alto que las hortalizas y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.

Les dijo otra parábola: —El Reino de los Cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina y basta para que todo fermente.

Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas, y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: “Abriré mi boca diciendo parábolas; anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo”.

—————————————

Solemos imaginar que Dios es totalmente complicado y hablar de teologías aún más. Hoy en día asistir a una breve catequesis sacramental nos causa crisis, pero es parte del sistema en que vivimos, ya que el problema no es la catequesis, sino la escasa y pobre educación que brindan, dónde enseñan conceptos tan básicos y ya digeridos intelectualmente hablando, que da flojera pensar en cosas nuevas.

Parece un problema mayor, pero en realidad tiene solución, de hecho, en tiempos de Jesús, la gran mayoría de la población era analfabeta, eran muy pocos los que tenían el derecho y los medios para acceder a una básica educación. 

Sin embargo, Jesús nos presenta el plan de Dios sin mayor complicación, nos habla de una manera tan sencilla, que no hay necesidad de explicación más la que en su momento se utiliza para profundizar en algún aspecto en particular, Por ello utiliza las parábolas, ejemplos claros y sencillos que arraigan desde la raíz al mismo ser humano sin complicaciones.

Es por ello que sin mayores ciencias nos explica todo tan sencillamente como decimos: “con peras y manzanas”, algo tan común que todos conocemos, aunque tampoco está impedido para hablarnos de la más alta concepción de Dios, todo a su nivel, todo a su tiempo, todo para todos.

“Argumentos para no hacer lo que debemos”

“Argumentos para no hacer lo que debemos”

Juan 6, 1-15

En aquel tiempo, Jesús se marchó a la otra parte del lago de Galilea (o de Tiberíades). Lo seguía mucha gente, porque habían visto los signos que hacía con los enfermos. Subió Jesús entonces a la montaña y se sentó allí con sus discípulos. Estaba cerca la Pascua, la fiesta de los judíos. Jesús entonces levantó los ojos, y al ver que acudía mucha gente, dice a Felipe: —¿Con qué compraremos panes para que coman éstos?

Lo decía para tantearlo, pues bien sabía él lo que iba a hacer. Felipe le contestó: —Doscientos denarios de pan no bastan para que a cada uno le toque un pedazo.

Uno de sus discípulos, Andrés, el hermano de Simón Pedro, le dice: —Aquí hay un muchacho que tiene cinco panes de cebada y un par de peces; pero, ¿qué es eso para tantos?

Jesús dijo: —Decid a la gente que se siente en el suelo.

Había mucha hierba en aquel sitio. Se sentaron; sólo los hombres eran unos cinco mil. Jesús tomó los panes, dijo la acción de gracias y los repartió a los que estaban sentados, y lo mismo todo lo que quisieron del pescado. Cuando se saciaron, dice a sus discípulos: —Recoged los pedazos que han sobrado; que nada se desperdicie.

Los recogieron y llenaron doce canastas con los pedazos de los cinco panes de cebada, que sobraron a los que habían comido. La gente entonces, al ver el signo que había hecho, decía: —Éste sí que es el Profeta que tenía que venir al mundo.

Jesús entonces, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarlo rey, se retiró otra vez a la montaña él solo.

—————————————-

Por dondequiera que andemos, sin variar nos encontraremos con situaciones no tan agradables en las que vemos un sufrir en las personas, claro algo ajeno totalmente a nuestros problemas personales y que no nos pertenecen, pero sí nos damos cuenta de ello.

Ciertamente el maligno se aprovecha de la gente buena engañándola con finta de pobreza, cuando en realidad son personas que se justifican en su “pobreza” ya que la han tomado como un modus vivendi ordinario y cómodo en medio de sus carencias. Toman el estandarte del dolor y lucran chantajeando a las personas, con el teatro de la necesidad.

Por ello es muy importante saber discernir, porque a lo mejor esa ayuda que le brindas, en realidad es perjudicial para esa persona, los suyos y la comunidad local, ya que no estás apoyando un bien, sino un mal. Habrá quien diga “haz el bien, sin mirar a quien”, estoy totalmente de acuerdo en que la caridad, para que sea eficaz debe ser totalmente desinteresada, pero el maligno es tan sagaz que debemos adelantarnos a su acción para que la obra realmente de fruto real.

Usamos argumentos de pobreza para manipular la caridad, dejando de hacer el bien que nos toca como personas productivas que somos, o por el contrario, usamos pretextos para de igual manera no hacer lo que debemos, como con los discípulos de Jesús, quienes en el camino del crecimiento espiritual, ponen de pretexto que ni doscientos denarios sería suficiente, claro ante un problema, presentamos otro mayor para no atenderlo y así deslindarnos del compromiso.

Sin embargo Jesús les demuestra que todo es posible, y lo demuestra con el milagro de la multiplicación de los panes, además no lo hizo solo, pidió a su vez colaboración de los suyos haciendo la obra más eficaz.

De igual manera debemos afianzar nuestros criterios, asimilarlos a los del Señor Jesús y no dejarnos llevar por la saturación irracional que propone el mundo por todos medios, pretextos nos sobran, pero acciones nos faltan.

“Déjenlos Juntos”

“Déjenlos Juntos”

Mateo: 13, 24-30

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la muchedumbre: “El Reino de los cielos se parece a un hombre que sembró buena semilla en su campo; pero mientras los trabajadores dormían, llegó un enemigo del dueño, sembró cizaña entre el trigo y se marchó. Cuando crecieron las plantas y se empezaba a formar la espiga, apareció también la cizaña.
Entonces los trabajadores fueron a decirle al amo: `Señor, ¿qué no sembraste buena semilla en tu campo? ¿De dónde, pues, salió esta cizaña?’ El amo les respondió: `De seguro lo hizo un enemigo mío’. Ellos le dijeron: ¿Quieres que vayamos a arrancarla?’ Pero él les contestó: ‘No. No sea que al arrancar la cizaña, arranquen también el trigo. Dejen que crezcan juntos hasta el tiempo de la cosecha y, cuando llegue la cosecha, diré a los segadores: Arranquen primero la cizaña y átenla en gavillas para quemarla, y luego almacenen el trigo en mi granero’ “.

___________________________

Es una constante lucha por querer separar en todos los ámbitos de la vida y la sociedad a los que consideramos malos de los buenos, aunque no deja de ser una apreciación y conceptualización más humana que divina, Sin embargo la Sagrada Escritura así lo expone para marcar una diferencia entre quienes desean vivir y transmitir el mismo amor de Dios de los que no.

Para el Señor no existen los malos, de suyo el concepto del mal como tal, hablando filosóficamente es considerado como un bien imperfecto, que claramente puede si así lo desea, llegar a la perfección. 

Esa misma naturaleza la manifiesta el Señor cuando en medio de su misericordia, ante nuestra ideológica segregación y división entre buenos y malos, afirma que los dejen crecer juntos, ya que Dios mismo sabe canalizar y utilizar el mismo mal para desarrollarnos y hacer un bien mayor.

Así que no suframos por los que hacen todo bien y nos molesta, o los que lo hacen todo mal y nos afecta, todo está en el plan de Dios, a lo mejor las circunstancias y las personas en algún momento cambian o se invierten los papeles, uno nunca sabe, por ello el Señor no tiene prisa de juzgarnos ya que el tiempo es suyo.

“La moda: Sucumbir”

“La moda: Sucumbir”

Mateo 13, 18-23

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Vosotros oíd lo que significa la parábola del sembrador: Si uno escucha la palabra del Reino sin entenderla, viene el Maligno y roba lo sembrado en su corazón. Esto significa lo sembrado al borde del camino. Lo sembrado en terreno pedregoso significa el que la escucha y la acepta enseguida con alegría; pero no tiene raíces, es inconstante, y, en cuanto viene una dificultad o persecución por la Palabra, sucumbe. Lo sembrado entre zarzas significa el que escucha la Palabra; pero los afanes de la vida y la seducción de las riquezas la ahogan y se queda estéril. Lo sembrado en tierra buena significa el que escucha la Palabra y la entiende; ése dará fruto y producirá ciento o sesenta o treinta por uno».

————————————————

Entre acelerones y pasividades mantenemos una forzada vida en los tiempos actuales. Por un lado tan ocupados y llenos de actividades laborales así como familiares que parecen faltarle horas al día, Inmersos en un activismo en el cual meten inclusive a los hijos, que terminan por cansarlos y pasar por desapercibidas las etapas de su infancia y adolescencia, por ello luego en medio de ese cansancio se vuelven rebeldes y los padres sin tiempo para asimilar la situación se preguntan el por qué, creyendo que todo lo hacen bien.

Por otro lado los pasivos, a quienes todo les pesa y también todo les molesta porque les interrumpe abruptamente su estática atmósfera, forzándolos a actuar aunque sea en lo más mínimo, casi comportándose como parásitos totalmente inútiles pero sí aprovechando la labor de los que trabajan sin cesar.

Parece una idea muy radicalista, de hecho son extremos entre los que oscilamos, a veces inconscientes de una solución mejor, porque pensamos que eso es ya lo ordinario.

Ante ésta situación que se vive, después de un saturado cansancio, lo más fácil es sucumbir, dejar todo, y hasta lo promueven como un común denominador, cuando lo convierten en estadísticas afirmando que lo más normal es que una persona cambie de actividad laboral o de pareja al menos 5 veces en su vida.

Es un plan que llevan acabo y del que en medio del acelere ni cuenta nos damos a dónde vamos, pero ellos sí saben a dónde nos quieren llevar.

Por ello orar, meditar, descansar y pensar lo mejor para nosotros y para los demás.

“La cerrazón”

“La cerrazón”

Mateo 13, 10-17

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús los discípulos y le preguntaron: —¿Por qué les hablas en parábolas?

El les contestó: —A vosotros se os ha concedido conocer los secretos del Reino de los Cielos y a ellos no. Porque al que tiene se le dará y tendrá de sobra, y al que no tiene, se le quitará hasta lo que tiene. Por eso les hablo en parábolas, porque miran sin ver y escuchan sin oír ni entender. Así se cumplirá en ellos la profecía de Isaías: «Oiréis con los oídos sin entender; miraréis con los ojos sin ver; porque está embotado el corazón de este pueblo, son duros de oído, han cerrado los ojos; para no ver con los ojos, ni oír con los oídos, ni entender con el corazón, ni convertirse para que yo los cure». Dichosos vuestros ojos porque ven y vuestros oídos porque oyen. Os aseguro que muchos profetas y justos desearon ver lo que veis vosotros y no lo vieron, y oír lo que oís y no lo oyeron.

—————————————-

La cultura como en todos los tiempos, llega a un cúlmen para luego venir a decadencia, dicha cultura va unida junto al tipo de educación que se brinda en su momento, porque aún así varía de región en región y no se diga de país en país, más con eso de la globalización, la educación se centra no tanto en las tradiciones y las culturas, sino en lo económico laboral.

De tal manera que cuando cierran una puerta, lo hacen para abrir otra canalizada a sus propios criterios como lo es lo económico. Lo malo es que dejan de lado esos principios fundamentales y valores que complementan a la persona, y aunque se dicen muy desarrollados en la tecnología y evolución de sus ciudades, la realidad apunta a un vacío y una infelicidad de las personas que las habitan, es ahí dónde menor sentido se tiene del valor de la vida y donde se dan más los suicidios.

Y es que el problema radica en esa voluntaria cerrazón de mentes y corazones resaltando tan sólo un positivismo práctico, que literalmente deshumaniza, deja vacíos junto con un desarraigo que va desde la propia identidad, la familia, así como la cultura en general.

Es por ello que en ese esquema no pueden ver los dones de Dios, tan sólo sus mentes están programadas para ver lo material y encausadas a los netos intereses monetarios. Es necesaria una educación que abarque todos los valores de las artes en humanidades, tan desvaloradas hoy en día, para devolver un sentido de la vida y a su vez dar pie a reconocer lo trascendental, que es donde Dios se manifiesta.

“Santo Santiago Apóstol”

“Santo Santiago Apóstol”

Mateo 20, 20-28

En aquel tiempo, se acercó a Jesús la madre de los Zebedeos con sus hijos y se postró para hacerle una petición. El le preguntó: –¿Qué deseas?

Ella contestó: –Ordena que estos dos hijos míos se sienten en tu reino, uno a tu derecha y el otro a tu izquierda.

Pero Jesús replicó: –No sabéis lo que pedís. ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?

Contestaron: –Lo somos.

El les dijo: –Mi cáliz lo beberéis; pero el puesto a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo, es para aquellos para quienes lo tiene reservado mi Padre.

Los otros diez, que lo habían oído, se indignaron contra los dos hermanos. Pero Jesús, reuniéndolos, les dijo: –Sabéis que los jefes de los pueblos los tiranizan y que los grandes los oprimen. No será así entre vosotros: el que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor, y el que quiera ser primero entre vosotros, que sea vuestro esclavo. Igual que el Hijo del Hombre no ha venido para que le sirvan, sino para dar su vida en rescate por muchos.

—————————————————-

Santiago es uno de los doce Apóstoles de Jesús; hijo de Zebedeo. El y su hermano Juan fueron llamados por Jesús mientras estaban arreglando sus redes de pescar en el lago Genesaret.

Recibieron de Cristo el nombre “Boanerges”, significando hijos del trueno, por su impetuosidad.

En los evangelios se relata que Santiago tuvo que ver con el milagro de la hija de Jairo. Fue uno de los tres Apóstoles testigos de la Transfiguración y luego Jesús le invitó, también con Pedro y Santiago, a compartir mas de cerca Su oración en el Monte de los Olivos.

Los Hechos de los Apóstoles relatan que éstos se dispersaron por todo el mundo para llevar la Buena Nueva.  Según una antigua tradición, Santiago el Mayor se fue a España. Primero a Galicia, donde estableció una comunidad cristiana, y luego a la cuidad romana de Cesar Augusto, hoy conocida como Zaragoza. La Leyenda Aurea de Jacobus de Voragine nos cuenta que las enseñanzas del Apóstol no fueron aceptadas y solo siete personas se convirtieron al Cristianismo. Estos eran conocidos como los “Siete Convertidos de Zaragoza”.  Las cosas cambiaron cuando la Virgen Santísima se apareció al Apóstol en esa ciudad, aparición conocida como la Virgen del Pilar. Desde entonces la intercesión de la Virgen hizo que se abrieran extraordinariamente los corazones a la evangelización de España.

En los Hechos de los Apóstoles descubrimos fue el primer apóstol martirizado. Murió asesinado por el rey Herodes Agripa I, el 25 de marzo de 41 AD (día en que la liturgia actual celebra La Anunciación). Según una leyenda, su acusador se arrepintió antes que mataran a Santiago por lo que también fue decapitado. Santiago es conocido como “el Mayor”, distinguiéndolo del otro Apóstol, Santiago el Menor.

La tradición también relata que los discípulos de Santiago recogieron su cuerpo y lo trasladaron a Galicia (extremo norte-oeste de España).  Su restos mortales están en la basílica edificada en su honor en Santiago de Compostela. En España, Santiago es el mas conocido y querido de todos los santos.  En América hay numerosas ciudades dedicadas al Apóstol en Chile, República Dominicana, Cuba y otros países.

Santiago y la Virgen María

Santiago Apóstol preparó el camino para la Virgen María en España y también preparó su llegada al “Nuevo Mundo”. El es el Apóstol de la Virgen María, también es conocido como el Apóstol de la Paz.

En 1519, Cortes llegó a Veracruz, y en Lantigua construyó la primera Iglesia dedicada a Santiago Apóstol en el continente Americano. También en 1521, cuando México fue conquistada, Cortes construyó una Iglesia en las ruinas de los Aztecas que al igual fue dedicada a Santiago Apóstol. A esta Iglesia era que Juan Diego se dirigía el 9 de diciembre de 1531, para recibir clases de catecismo y oír la Santa Misa, ya que era la fiesta de la Inmaculada Concepción.

En 1981, se reportó el comienzo de las apariciones de Nuestra Señora en Medjugorie bajo el titulo “Reina de la Paz”. Ya Santiago Apóstol se había hecho presente. Unos años antes, se había construido una Iglesia en ese lugar dedicada a Santiago Apóstol. Santiago siendo el Apóstol de la Paz, lleva en sus manos las llaves para abrir la puerta que traería la paz a Medjugorie.

Santiago Apóstol ha preparado el camino para que el mundo reconozca a la Virgen Santísima como “Pilar” de nuestra Iglesia.

Tomado de corazones.org

“Cercano a la familia”

“Cercano a la familia”

Mateo 12, 46-50

En aquel tiempo, estaba Jesús hablando a la gente, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera, tratando de hablar con él. Uno se lo avisó: —Oye, tu madre y tus hermanos están fuera y quieren hablar contigo.

Pero él contestó al que le avisaba: —¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?

Y señalando con la mano a los discípulos, dijo: —Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

——————————————-

Pareciese como hoy se dice despectivamente, que Jesús formó un nuevo grupo familiar, ese ahí donde están sus discípulos y sus apóstoles, donde se la pasa de maravilla,  alejado de los suyos, de su familia y en concreto de su madre, no tiene que estar con los que nació, sino con los que eligió.

Pero me parece que para no entrar en confusiones, habrá que aclarar que son grupos muy definidamente independientes, que llevan una encomienda ya sea laboral o de amistad, pero que jamás se equipararán a la familia.

El núcleo familiar, que atacado invariablemente por la cultura de los desvalores y la muerte, nunca pasará a un tercer término, y en su caso Jesús no lo hace, vemos a su familia cercana y en apoyo total a su misión encomendada, incluso la pone como modelo de relación y de unidad, precisamente en base a la experiencia como lo vivió con su Padre Celestial y como lo vive en la tierra con su madre María, así como con los familiares cercanos que son familia.

Nunca lejos de ellos, a lo mejor físicamente sí, pero jamás distantes en los valores y los afectos, además de la constante comunicación que se da naturalmente. Por ello, no te confíes en que tu circulo de confort amistoso es lo mejor, porque ellos con el tiempo se van y cambian de parecer respecto a ti o viceversa, pero la familia nunca dejara de serlo ni de estar, a no ser que así lo quieras.

“Con derecho, pero sin derecho”

“Con derecho, pero sin derecho”

Mateo 12, 38-42

En aquel tiempo, un grupo de letrados y fariseos dijeron a Jesús: —Maestro, queremos ver un milagro tuyo.

El les contestó: —Esta generación perversa y adúltera exige una señal; pues no se le dará más signo que el del profeta Jonás.

Tres días y tres noches estuvo Jonás en el vientre del cetáceo: pues tres días y tres noches estará el Hijo del Hombre en el seno de la tierra. Cuando juzguen a esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que la condenen, porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás. Cuando juzguen a esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que la condenen, porque ella vino desde los confines de la tierra, para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.

—————————————————-

No es raro tomarnos las totales atribuciones de jueces de todo y de todos, sobre todo en un mundo donde los medios no hacen otra cosa que inclinar balanzas a ideologías tendenciosas y desviadas, replicando el mismo esquema, lo peor del caso, sin criterio alguno definido, sino el vaivén del viento.

¿Quien no quisiera presenciar un milagro del Señor Jesús?, yo creo que todos, y no necesariamente por fe, sino por la morbosidad que se espera del espectáculo, al qué posteriormente negaríamos y denigraríamos según las tendencias de la moda.

Claro que tenemos el derecho a verlo y hasta lo exigimos, pero los deberes que le preceden, así como los que le proceden, no aparecen por doquier, son nulos, y por ende ceden los derechos que pretendes tener sin haberlos merecido.

No basta con exigir, sin tu colaboración efectiva las derechos quedan en muy buenas intenciones decadentes, nunca realizables y sin unos, no se dan los otros. Por lo que aunque pelees a capa y espada tus derechos, sin el complemento de los deberes, automáticamente son nulos.

Ni los pidas, mucho menos los exijas, porque lo primero que saldrá a flote será tu vacíes, o tu abundancia de obras realizadas, tu te arriesgas a quedarte sin ellos o a afianzarlos aún más. Tu sabes si tienes o no el derecho para pedir tus derechos, si lo tienes adelante, pero si no, no te expongas a evidenciar como aquellos su boca floja y su cabecita hueca.  Animo.