“¿Qué Sabiduría es esa?”

“¿Qué Sabiduría es esa?”

Marcos 6, 1-6

En aquel tiempo, fue Jesús a su pueblo en compañía de sus discípulos. Cuando llegó el sábado, empezó a enseñar en la sinagoga; la multitud que lo oía se preguntaba asombrada: —¿De dónde saca todo eso? ¿Qué sabiduría es ésa que le han enseñado? ¿Y esos milagros de sus manos? ¿No es éste el carpintero, el hijo de María, hermano de Santiago y José y Judas y Simón? Y sus hermanas ¿no viven con nosotros aquí?

Y esto les resultaba escandaloso. Jesús les decía: —No desprecian a un profeta más que en su tierra, entre sus parientes y en su casa.

No pudo hacer allí ningún milagro, sólo curó algunos enfermos imponiéndoles las manos. Y se extrañó de su falta de fe. Y recorría los pueblos de alrededor enseñando.

—————————————————————

No es de extrañarnos textualmente, que ante personas o circunstancias de las que no tenemos el dominio o conocimiento propio de ello, nos resulta una novedad. Lo más ordinario es que manejemos un acervo de conocimiento de tronco común, que detectamos en los demás ya sea en su ausencia o en su máxima expresión.

Ese es el conocimiento humano que dentro de sus capacidades máximas, raya en la sabiduría filosófica y humana en base al discernimiento y la experiencia durante el paso de los años. Más sin embargo Dios nos regala un conocimiento más sublime y excelso que habla de su propio ser, es esa sabiduría que procede de Él, la cual no se adquiere con tan sólo la experiencia humana, sino con el contacto directo con el Creador.

Don que se otorga sin dificultad a todos aquellos que la soliciten y se dispongan a recibirla dentro de un plan de vida de gracia, de santidad, de valores, de honestidad y sobre todo de amor y caridad. Don que se pide explícitamente en la oración y la recepción de los sacramentos como ese regalo recíproco que Dios otorga a su vez viendo la actitud de quien lo solicita.

Esa es la sabiduría que el mundo desconoce, aquella que maravilla y asusta a quienes sus propios límites que se han marcado, no les permiten crecer aún más; Aquella que asombra al más letrado porque no solo domina el ámbito de las ciencias, sino que además domina el ámbito de la vida que es donde se hace eficaz y se aplica en toda la extensión de la palabra.

Esa es la sabiduría que está al alcance de la mano, pero que necesitamos pedir con lo que conlleva, tu amor, tu corazón, tu razón y la verdad. Esa es la sabiduría que necesitamos para llegas más allá, hasta la vida eterna.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s