“Tu proyecto de compra”

“Tu proyecto de compra”

Mateo 13, 44-46

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El Reino de los Cielos se parece a un tesoro escondido en el campo: el que lo encuentra, lo vuelve a esconder, y, lleno de alegría, va a vender todo lo que tiene y compra el campo. El Reino de los Cielos se parece también a un comerciante en perlas finas, que, al encontrar una de gran valor, se va a vender todo lo que tiene y la compra».

———————————————-

En cada una de las etapas de la vida nos encontramos con la novedad de que algo deseamos tener a toda costa y hacemos hasta lo imposible para obtenerlo. Cuando somos pequeños algún dulce o algún juguete obsesiona nuestra mente, claro luego pasa el interés por que en el camino vamos ambicionando cada vez cosas mayores.

Ciertamente son etapas que en su momento van evolucionando, lo malo es cuando nos estancamos residualmente en lo material, dónde el mayor objetivo es lo económico o las propiedades, que cuando se tienen carecen de sentido porque seguiremos buscando algo más que sacie esa necesidad, ese hueco que tan sólo la plena felicidad llena.

Felicidad que no se compra, que no se obtiene a pedido, sino la que se trabaja día a día a pesar de las adversidades. Aquella que no se limita a los satisfactores circunstanciales según la necesidad del momento, sino que se pide como un don que también proviene de Dios.

Es por ello, que el proyecto de compra que tienes en mente, búscalo con una plusvalía tan grande y tan llena de valores que dure toda la vida y que aún cuando ya no se tenga, el recuerdo te siga dando la alegría que sembró durante su permanencia junto a ti.

Eso es lo que vale la pena, es lo que merece vender todo para obtenerlo, porque lo demás va y viene sin mayor dificultad, pero eso vale por sí mismo y lo vale todo, y aunque se da gratis, no significa que no sirva, sino que implica a Dios mismo en tu vida que la transforma y llena de la mayor felicidad desde aquí y que llega hasta la eternidad.