“Acaso seremos caníbales”

“Acaso seremos caníbales”

Juan 6, 51-58

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: —Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo.

Disputaban los judíos entre sí: —¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?

Entonces Jesús les dijo: —Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del hombre y no bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida, y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que me come vivirá por mi. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron; el que come de este pan vivirá para siempre.

Se dice «Credo».

——————————————

En una primera impresión sin conocer a Jesús, sobre todo en la revelación del la buena nueva, es notorio que al hablarnos de comer su carne y de beber su sangre, claro en el contexto del discurso del Pan de Vida, lo primero que nos llama la atención con cierta extrañeza, es el aspecto interpretado textualmente del supuesto canibalismo.

Claro que respingan en su momento los judíos entre sí, tendrán un Dios que en los sacrificios pascuales los invita a ser carnívoros, cuando el mismo rito indica que deben de comer todo el cabrito del sacrificio sin dejar nada para el siguiente día, pero eso de comerse a Jesús es una novedad.

Novedad que viene en un proceso precisamente evolutivo del mismo sentido del Sacrificio, porque redundando en la misma historia de la salvación, ya desde el primer libro de la Biblia, el Génesis, nos habla de esos signos que se van perfilando hacia el Pan de Vida.

Entre ellos podemos descubrir primeramente a Caín y Abel, dónde más que remarcar la tragedia del fratricidio, descubrimos que son los primeros en los que se remarcan los ofrecimientos a Dios, Las primicias de los frutos del campo de parte de Caín, así como ofrendar la primera cría de los ganados de Abel, Ambos muy válidos y agradables a Dios.

Posteriormente Abraham ofrece al llegar a Salem junto con Melquisedec, rey y sacerdote del Dios Altísimo, una ofrenda de pan. Más adelante se ofrecían en los pueblos vecinos sacrificios de niños, lo cual Dios lo despreciaba, dónde tenemos el caso que el mismo Abraham estaba dispuesto a sacrificar a su propio hijo Isaac para probar su fe, pero es salvado en su momento y reemplazado por un carnero en ofrenda. 

Posteriormente tenemos la celebración de la Pascua con el cordero, así como la fiesta de los panes ázimos, que nace en la liberación de la esclavitud del pueblo Israelita del egipcio, como acción de Gracias. En el transcurso del Exodo por el desierto, Dios los alimentó con el pan del cielo, el Maná. Todos elementos no son aislados, sino que están vinculados entre  sí, hasta llegar a Jesús, el nuevo cordero pascual, aquel que se sacrifica por nuestra redención y además se queda entre nosotros plenamente como el mismo pan de vida.

Entendiendo este proceso por el cual sabiamente ha llevado Dios a su pueblo, claramente denota que no está hablando Jesús de Canibalismo, sino de una sublime acción evolutiva hasta llegar a la plenitud en Jesus, Él es el verdadero Pan de Vida, que se nos da en la Eucaristía como alimento.

Lo malo es cuando en vez de comer Pan del Cielo, comemos cristiano, ese si es canibalismo virtual, la crítica, la ofensa, los falsos, la mentira, el odio y el resto de pecados capitales, porque sin el alimento que da la Vida, esa vida se debilita y degrada por el pecado, quedando vulnerables al maligno y a su fácil uso para comernos a los nuestros dejándolos en infelicidad. En pecado, con falta de paz e infelices, el canibalismo es aunque se niegue oficial, pero puedes erradicarlo dejándote transformar y haciéndote uno con Jesús, en la Eucaristía, en la comunión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s