“Sanación particular, no selectiva”

“Sanación particular, no selectiva”

Lucas 4, 38-44

En aquel tiempo, al salir Jesús de la sinagoga, entró en casa de Simón. La suegra de Simón estaba con fiebre muy alta y le pidieron que hiciera algo por ella. El, de pie a su lado, increpó a la fiebre, y se le pasó; ella, levantándose enseguida, se puso a servirles. Al ponerse el sol, los que tenían enfermos con el mal que fuera, se los llevaban; y él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando. De muchos de ellos salían también demonios, que gritaban: —Tú eres el Hijo de Dios.

Los increpaba y no les dejaba hablar, porque sabían que él era el Mesías. Al hacerse de día, salió a un lugar solitario. La gente lo andaba buscando; dieron con él e intentaban retenerlo para que no se les fuese. Pero él les dijo: —También a los otros pueblos tengo que anunciarles el reino de Dios, para eso me han enviado.

Y predicaba en las sinagogas de Judea.

_________________________________

En esta ocasión nos encontramos con el relato de la curación de la suegra de Simón, Pedro dónde en la misma familia le piden que haga algo por ella ya que tenía la fiebre muy alta, no revela qué enfermedad concreta tenía, pero en aquella época ese síntoma por el avance de la medicina de su tiempo podría revelar mil enfermedades en su momento letales, ya que no se contaban con los medios que actualmente disponemos para diagnosticar, ni los medicamentos para aplicar. Una fiebre era de tenerle miedo, porque podría derivar en la muerte.

A su vez podríamos pensar que Jesús por el hecho de que esa mujer era pariente de Simón, la atendió de una manera preferencial y exclusiva, de una manera muy particular, hecho que debemos de ubicar en el mismo contexto en el que se da, porque de suyo Jesús iba en la misión de predicar el Reino y no de visita exclusiva, aunque afirma que lo hicieron saliendo de la sinagoga.

De hecho esa curación sí es muy particular, porque cada una de las personas que se le acercan posteriormente con fe para ser sanadas en esa misma ocasión, no lo hacen en masa ni en grupos multitudinarios, sino que atendió a cada uno, como remarca el evangelio: “Y Él, poniendo las manos sobre cada uno, los iba curando.” es decir muy en particular, pero aquí si hay que remarcar que la atención personal no significa selectiva y para algunos cuantos solamente.

A veces pensamos que tan sólo a algunos Dios les hace el milagro de curarlos sin importar que tan grave sea su enfermedad; nos sentimos pecadores, no merecedores de su gracia, auto excluidos del derecho a su amor, a su gracia y al milagro. Llegamos a creer que Dios debería de obrar indistintamente aún sin pedírselo e inclusive sin amarlo ni seguirlo.

Aquí es donde radica el detalle, precisamente lo único que solicita el Señor para obrar, es un poco de fe, un poco de conciencia religiosa, un poco de compromiso que le de seguridad y le confirme que la persona desea ser sanada y no solamente curada para seguir dándole vuelo a la vida desordenadamente. El mínimo de fe es requisito, si no se tiene, se pide y mientras se pide se da el milagro que solicitas, porque ya habrás entrado en el proceso de la sanación de alma y claro, la que se solicita, la del cuerpo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s