“Necesidad de oración”

“Necesidad de oración”

Lucas: 11, 1-4

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos le dijo: “Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos”.
Entonces Jesús les dijo: “Cuando oren, digan: ‘Padre, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestras ofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, y no nos dejes caer en tentación’ “.

_______________________

El hecho de orar y saber orar no es nada nuevo, ya desde las eras previas a la propia cultura organizada se encuentran vestigios, incluso dentro de los tiempos prehistóricos, como las pinturas rupestres que expresan sentimientos de culto y oración, así como personas que los propiciaban y dirigían independientemente de la creencia en la que intentando buscar y encontrarse con la divinidad profesaban.

Naturalmente tenemos el instinto de buscar a un ser superior, mismo que en los tiempos actuales y ya en antaño de igual manera se pretendía suplir con otros satisfactores que en realidad no cubren la necesidad, por lo que se sigue buscando, sin conocer o no querer conocer a quién puede hacerlo.

El camino de iniciación para el encuentro con Dios está contenido precisamente en la disposición de aceptar al Señor Jesús, abrir nuestro corazón y alimentarlo con los sacramentos y la oración. Posteriormente los pasos se repiten, pero se intensifica el grado de relación y de confianza precisamente por la oración. 

Ésta no consiste tan sólo en repetir oraciones comunes, cuando éstas, como el padre nuestro, aunque siendo perfectas, nos sirven como guías para obtener un mayor grado de diálogo posterior, donde después de recitarlas oramos de manera propia y personal, que es a donde debemos llegar.

Por ello remarco que la oración es una necesidad, porque sin ella quedamos incomunicados con Dios y con el mundo, a lo mejor no mudos, pero hablando de nada que realmente edifique y construya el Reino, así como la dignidad propia y de las demás personas.