“¿Agradecidos?”

“¿Agradecidos?”

Lucas: 17, 7-10

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus apóstoles: “¿Quién de ustedes, si tiene un siervo que labra la tierra o pastorea los rebaños, le dice cuando éste regresa del campo: ‘Entra enseguida y ponte a comer’? ¿No le dirá más bien: ‘Prepárame de comer y disponte a servirme, para que yo coma y beba; después comerás y beberás tú’? ¿Tendrá acaso que mostrarse agradecido con el siervo, porque éste cumplió con su obligación?
Así también ustedes, cuando hayan cumplido todo lo que se les mandó, digan: ‘No somos más que siervos; sólo hemos hecho lo que teníamos que hacer’ “.

__________________________

Cada vez más en nuestra cultura ordinaria se exalta el ego de la persona al que tajantemente le atribuyen derechos que de suyo ya han sido otorgados naturalmente en el dominio público. Se enfatizan de una manera radical que ralla en un despotismo ante cualquier persona sin tener en cuenta ni su labor, ni su dignidad. Al manejar los egos en esa escala se convierten las personas en entes manipulables de manera consumista, a tal grado de aparentar lo que el mundo al día le propone, es decir, las modas, y por ende, tratando a los demás como objetos de uso ordinario para su propio bienestar.

Con esas actitudes cada vez más presentes desde niños, hacen creerles que el mundo no importa, solamente ellos y sus caprichos, fomentando una cultura adolescente aunque se ande ya en el rango de los treinta a los sesenta años de edad.

Por supuesto que ante esta cultura del selfie, el ser agradecido no aparece por ningún lado, todo se compra y se vende, nadie se presenta, nadie se despide; nadie es amable, todos se sienten atacados, y qué pena es ver estén discapacitados para experimentar el gozo de, ya sea dar las gracias o recibirlas.

De nosotros depende cambiar el entorno y al ambiente donde nos desarrollamos, podríamos parecer anticuados, pero de la amabilidad y del ser agradecidos nadie ha muerto, al contrario, te revive, te pone en estatus personal alto ante el otro, y cambia la relación.

Por ello no está por demás ser agradecidos, que ya habla de tu madurez y a su ves de tu relación con Dios, ya que las primeras gracias, claro que vienen de Él.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s