“Nadie conoce el día…”

“Nadie conoce el día…”

Marcos: 13, 24-32

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando lleguen aquellos días, después de la gran tribulación, la luz del sol se apagará, no brillará la luna, caerán del cielo las estrellas y el universo entero se conmoverá. Entonces verán venir al Hijo del hombre sobre las nubes con gran poder y majestad. Y Él enviará a sus ángeles a congregar a sus elegidos desde los cuatro puntos cardinales y desde lo más profundo de la tierra a lo más alto del cielo.
Entiendan esto con el ejemplo de la higuera. Cuando las ramas se ponen tiernas y brotan las hojas, ustedes saben que el verano está cerca. Así también, cuando vean ustedes que suceden estas cosas, sepan que el fin ya está cerca, ya está a la puerta. En verdad que no pasará esta generación sin que todo esto se cumpla. Podrán dejar de existir el cielo y la tierra, pero mis palabras no dejarán de cumplirse. Nadie conoce el día ni la hora. Ni los ángeles del cielo ni el Hijo; solamente el Padre”.

__________________________

Es muy claro el Señor Jesús cuando afirma aquellas sentencias que auténticamente son conocidas por Él, ya que proviene del Padre, le conoce y sabe cuales son sus planes. Entre ellas una que es de vital importancia es “saber el día y la hora en que será el fin del mundo”.

Para nosotros resulta muy cómodo estar enterados de el día de… y lo es en base a que si fuera una fecha muy lejana, entonces todo mundo haría desidia sabiendo que no les va a tocar, eso daría pie a la falta de compromiso, a vivir desenfrenadamente, a desatender totalmente nuestra vida y en la misma libertad, llegar al libertinaje y perdernos totalmente.

Por otro lado, si nos diera una fecha muy próxima, el miedo se apoderaría de cada uno de nosotros actuando a conveniencia tan sólo por temor a perderse, sería un caos provocado y falso en los corazones, sin verdadero arrepentimiento ni conversión.

Es por ello que la táctica es no decir, para que independientemente de la fecha del juicio final, vivamos siempre preparados sin miedo, sin darle largas a nuestros asuntos, sino viviendo el hoy en plenitud, conscientes y libres en la gracia de Dios y en la santidad

Hoy en día muchos ostentan atribuirse el saber las fechas, ciertamente lo que buscan es tener sus quince minutos de fama, además de atemorizar a los más sencillos y las mentes débiles, pero si ni Dios mismo lo revela, y en eso es muy claro, no tenemos por que creer en esos falsos profetas, ya que nadie conoce ni el día ni la hora, sólo nuestro Padre Celestial. Por ello, que eso no te quite la paz, estando preparados, que llegue cuando Dios lo crea conveniente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s