“¿Algo estará entorpeciendo nuestra mente?”

“¿Algo estará entorpeciendo nuestra mente?”

Lucas: 21, 34-36

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Estén alerta, para que los vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan su mente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como una trampa sobre todos los habitantes de la tierra.
Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre”.

_____________________

Muy acostumbrados estamos a delimitar los estados y situaciones de nuestra vida, si de estudios se trata, para eso ubicamos las escuelas, si el tema es la educación, eso se bebe desde la cuna en la propia familia, si de espiritualidad hablamos, lo etiquetamos para uso exclusivo de la Iglesia y así mil conceptos más.

Lo malo acontece cuando desvinculamos los unos de los otros, como que pensamos que son sectores individuales que no tienen relación uno con el otro creando una especie de esquizofrenia práctica en donde somos o tenemos un comportamiento único en un ámbito como lo puede ser la familia y otro cuando vamos a la iglesia o la escuela. Esto de suyo divide a la persona en sí misma y no le ayuda a integrarse como debiera en su propio ser que es quien maneja todo.

De muy mala manera tenemos una basta saturación de distractores que bombardean todo el día nuestros sentidos con imágenes, sonidos, bebidas que alteran nuestro ordinario ritmo vital, y no se diga la invitación a las sensaciones tanto íntimas como las llenas de riesgos y adrenalina que llegan para quedarse como una dosis necesaria de vez en cuando de la que ya no podemos prescindir en todos los sentidos.

Aquí es donde me pregunto ¿Algo estará entorpeciendo nuestra mente?, según el ritmo de este mundo consumista no, todo eso es totalmente viable en ese esquema funcional comercial que defienden, pero la realidad nos dice que todo eso la entorpece y limita.

Ante esto, Jesús simplemente lo deja a nuestra libre decisión, y al final la responsabilidad es de quien la toma, pero a conciencia no deja de invitarnos a estar alerta y no depender de eso, porque la vida nos puede encontrar desproveídos de los dones necesarios para salir adelante ante cualquier contingencia y, desprevenidos totalmente para depender de un mesías falso que te mete en el problema para luego presentarse como tu mismo salvador. Si oras, cuidas tu vida de gracia y sacramentos, tendrás lo necesario para escapar de todo eso, comparecer libres y seguros ante el hijo del hombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s