“Es evidente lo que tenemos que hacer”

“Es evidente lo que tenemos que hacer”

Lucas 3, 10-18

En aquel tiempo, la gente le preguntaba a Juan el Bautista: “¿Qué debemos hacer?”
El contestó: “Quien tenga dos túnicas, que dé una al que no tiene ninguna, y quien tenga comida, que haga lo mismo”. 

También acudían a él los publicanos para que los bautizara, y le preguntaban: “Maestro, ¿qué tenemos que hacer nosotros?” 

El les decía: “No cobren más de lo establecido”. Unos soldados le preguntaron: “Y nosotros, ¿qué tenemos que hacer?” El les dijo: “No extorsionen a nadie, ni denuncien a nadie falsamente, sino conténtense con su salario”. 

Como el pueblo estaba en expectación y todos pensaban que quizá Juan era el Mesías, Juan los sacó de dudas, diciéndoles: “Es cierto que yo bautizo con agua, pero ya viene otro más poderoso que yo, a quien no merezco desatarle las correas de sus sandalias. El los bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. El tiene el bieldo en la mano para separar el trigo de la paja; guardará el trigo en su granero y quemará la paja en un fuego que no se extingue”. 

Con éstas y otras muchas exhortaciones anunciaba al pueblo la buena nueva. 

___________________________

Dentro del complejo comportamiento humano en cada una de sus vertientes tan originales y únicas como lo es cada persona, nos encontramos con los derechos que nos otorgan, sin dejar atrás las tan no reconocidas obligaciones, que en lo posible se suelen evitar, ya que nos manejamos en un mundo donde hacer el menor esfuerzo impera, a sabiendas que hay quien realice nuestros deberes eficazmente por nosotros.

Nada de nuevo tiene la actitud de quien se defiende cuando intuye que le van a pedir cuentas, solemos justificar el mal que hacemos sin promover el bien que debemos. Tanto ayer como hoy profesamos una demencia selectiva cuando hay que hacer las cosas bien, ya que tan impuestos estamos a evadir responsabilidades, o en su defecto a realizar los trabajos no como debiéramos, siempre arrebatados, a medias y sin calidad, que parece ser lo normal y hasta ofendiéndonos cuando alguien los hace bien.

Juan Bautista quien nos invita en este segundo domingo de adviento a estar preparados, no está pidiendo que hagamos algo imposible e inalcanzable de lograr en nuestras vidas para estar bien ante Dios, de suyo basta con que lo que solemos hacer en el día a día, lo hagamos a conciencia y bien hecho.

Es que resulta absurdo preguntar ¿qué es lo que debemos hacer?, como si no supiéramos, aunque a lo mejor en realidad no sabemos, porque vivimos en una cultura  mediática radicalista así como en un medio tan viciado y enfermizo que no sabemos comportarnos sana y correctamente.

Juan para prepararnos no pide más, el mensaje es sencillo y claro, basta con hacer bien los deberes ya obtenidos en confianza y responsabilidad. Esa es la mejor manera de continuar este tiempo de espera del Adviento, para celebrar la ya próxima festividad de la Navidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s