“La Gracia, es fuente de la alegría”

“La Gracia, es fuente de la alegría”

Lucas 1, 46-56

En aquel tiempo, dijo María: “Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se llena de júbilo en Dios, mi salvador, porque puso sus ojos en la humildad de su esclava. Desde ahora me llamarán dichosa todas las generaciones, porque ha hecho en mí grandes cosas el que todo lo puede. Santo es su nombre, y su misericordia llega de generación en generación a los que lo temen. Ha hecho sentir el poder de su brazo: dispersó a los de corazón altanero, destronó a los potentados y exaltó a los humildes. A los hambrientos los colmó de bienes y a los ricos los despidió sin nada. 

Acordándose de su misericordia, vino en ayuda de Israel, su siervo, como lo había prometido a nuestros padres, a Abraham y a su descendencia, para siempre”. 

María permaneció con Isabel unos tres meses y luego regresó a su casa.
___________________

Muchas de las personas que conocen el cántico de María realizado en el encuentro con Isabel su pariente, resulta en una acción que precisamente nace del corazón, pero sobre todo de un corazón que se ha permitido aceptar la gracia y la responsabilidad del plan de Dios sobre ella en plena conciencia, sin caer en fanatismos y menos en radicalismos. 

Por ello habla el corazón de lo que está lleno, y en este caso, no es raro que ella manifieste toda esa gracia, por una parte fruto de su aceptación, por otra, fruto de su vientre, de el Dios encarnado que viene a nosotros desde una perspectiva totalmente humana y de la cual ya hace obrar a la par de la colaboración de María.

Por ello surge ese cántico, en labios de María pronunciado, fruto de la gracia de una mujer en plena comunión con Dios y consigo misma, no es raro que la alegría trate de desbordarse pero nunca en una paranoia, sino en medida felicidad que se comparte y se contagia. 

Por ello, en este tiempo de gracia es la oportunidad de permitirnos al igual, manifestar esa alegría, que no viene de los elementos externos como lo es de una persona, una cosa o una situación, sino del mismo Creador, que se permite manifestarse porque tú lo has permitido al igual que María y, así de igual manera vivir la alegría natural fruto de esa gracia recibida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s