“Todo en privado”

“Todo en privado”

Marcos: 4, 26-34

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: “El Reino de Dios se parece a lo que sucede cuando un hombre siembra la semilla en la tierra: que pasan las noches y los días, y sin que él sepa cómo, la semilla germina y crece; y la tierra, por sí sola, va produciendo el fruto: primero los tallos, luego las espigas y después los granos en las espigas. Y cuando ya están maduros los granos, el hombre echa mano de la hoz, pues ha llegado el tiempo de la cosecha”.
Les dijo también: “¿Con qué compararemos el Reino de Dios? ¿Con qué parábola lo podremos representar? Es como una semilla de mostaza que, cuando se siembra, es la más pequeña de las semillas; pero una vez sembrada, crece y se convierte en el mayor de los arbustos y echa ramas tan grandes, que los pájaros pueden anidar a su sombra”.
Y con otras muchas parábolas semejantes les estuvo exponiendo su mensaje, de acuerdo con lo que ellos podían entender. Y no les hablaba sino en parábolas; pero a sus discípulos les explicaba todo en privado.

________________________

En varias ocasiones Jesús se expresa muy comúnmente con parábolas, por la sencillez del lenguaje que maneja, para así utilizar una analogía común a un hecho ordinario de fácil comprensión.

Los tiempos actuales van educando de una manera que aún lo básico y comprensible resulta difícil de asimilar por el hecho de que los ejemplos carecen de valor, ya no se promueve el pensamiento abstracto ni la lógica racional, ahora todo es directo y nativo sin mayor profundización.

Eso afecta en la asimilación, porque a lo mejor la historia se considera bonita, pero no queda impregnada para una ejecución en la propia vida, se toma como algo ajeno a la persona.

Sin embargo, aunque sea muy bella la historia y de fácil comprensión, Jesús otorga aún más el don de la plena asimilación y profundización precisamente a los suyos, no como una explicación selectiva, sino como una confianza a aquellos que están cerca de Él, por ello les explicaba todo en privado.

De igual manera a todos aquellos que se acerquen a Él, en la meditación, en la constante oración, en la plena disposición y amor hacia su ser, con los dones de ciencia y sabiduría provenientes del Espíritu Santo, el Señor nos puede explicar todo en privado, pero hay que seguirlo y ser su amigo en un amor sano y comprometido.