“Querer, Realizar, Sanar”

Querer, Realizar, Sanar”

Marcos: 6, 53-56

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos terminaron la travesía del lago y tocaron tierra en Genesaret.
Apenas bajaron de la barca, la gente los reconoció y de toda aquella región acudían a él, a cualquier parte donde sabían que se encontraba, y le llevaban en camillas a los enfermos.
A dondequiera que llegaba, en los poblados, ciudades o caseríos, la gente le ponía a sus enfermos en la calle y le rogaba que por lo menos los dejara tocar la punta de su manto; y cuantos lo tocaban, quedaban curados.

______________________

En éste pequeño pasaje del evangelio de Marcos, hay un detalle que me gustaría enfatizar, no es el hecho de que Jesús manifestando su autoridad y poder para dar a conocer el Reino de los Cielos y su misión, esté realizando milagros al por mayor, no es eso, sino que las personas al conocer la circunstancia del paso de Jesús por sus vidas desean ser sanados junto con los suyos.

Pero me maravilla el hecho de que a su vez la gente quería ser sanada, porque les queda claro que hay algo que no está bien en sus vidas, y no es tan sólo el dolor físico de algún padecimiento, sino aquella somatización ya crónica de un corazón que ante Jesús se  descubre delante de la grandeza de la gracia de Dios en comparación con nuestra nimiedad y escasez de obras lo suficientemente fuertes para elevar la frente sin complicaciones.

Esa es la salud que inicia en nuestra mente y manera de pensar, donde la propia iniciativa llega al menos a buscar tocarle el bordo del manto, porque la sanación está causando sus efectos comenzando con la voluntad de ser curado, hasta el hecho de tan sólo tocarlo para comprometernos a disponer recibir esas gracias necesarias para fortalecernos integralmente de alma y cuerpo.

Es por ello que la salud inicia reconociendo la enfermedad, para luego utilizar la voluntad al querer un cambio radical, porque se está cansado de vivir igual y en degradación progresiva, ya que una buena intención de cambio no basta, hay que levantarnos y realizar ese acercarnos a tocar a quien nos puede ayudar para poder sanar, que en este caso es Jesús y aquellos que sabe pueden colaborar y con los que nos hace coincidir en el camino, junto con ellos el proceso se limita a “querer, realizar, sanar”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s