“Cultura sin cultura”

“Cultura sin cultura”

Juan: 3, 7-15


En aquel tiempo, Jesús dijo a Nicodemo: “No te extrañes de que te haya dicho: Tienen que renacer de lo alto’. El viento sopla donde quiere y oyes su ruido, pero no sabes de dónde viene ni a dónde va. Así pasa con quien ha nacido del Espíritu”. Nicodemo le preguntó entonces: “¿Cómo puede ser esto?”
Jesús le respondió: “Tú eres maestro de Israel, ¿y no sabes esto? Yo te aseguro que nosotros hablamos de lo que sabemos y damos testimonio de lo que hemos visto, pero ustedes no aceptan nuestro testimonio. Si no creen cuando les hablo de las cosas de la tierra, ¿cómo creerán si les hablo de las celestiales? Nadie ha subido al cielo sino el Hijo del hombre, que bajó del cielo y está en el cielo. Así como levantó Moisés la serpiente en el desierto, así tiene que ser levantado el Hijo del hombre, para que todo el que crea en él tenga vida eterna”.

________________________________

Cada vez más la ciencia y la técnica van avanzando a un ritmo demasiado acelerado, por lo que parece que nos ha dejado atrás en la asimilación de su contexto, y aunque los cambios últimamente se han estado dando muy rápido, esa falta de profundización está dejando bastantes huecos en las personas y en la sociedad.

Estamos viviendo una época donde la cultura se proclama estar en su máxima expresión, cuando en realidad se ha perdido tanto de la misma que a cualquier espantajo le llaman arte, por lo que consecuentemente ante dicha situación en el plano de las relaciones personales se da un desfase tal y cada vez mayor que se olvida marcadamente quienes somos. 

Hemos caído en un escepticismo, donde la misma verdad no sacia, pero tampoco la mentira, ya no se cree ni se confía aún en las cosas materiales de este mundo, porque el manejo de información parece estar inclinada hacia tendencias de ganancia monetaria y control de mentes que incluso hasta los mismos científicos parecen estar en guerra política por implantar sus teorías retóricas como una verdad absoluta.

Y como lo dice el mismo evangelio, si no creemos cuando nos hablan de las cosas de la tierra, entonces mucho menos entenderemos y aceptaremos las del cielo, la fe y todo lo que implica el mundo espiritual de la gracia de Dios. 

Es por ello, que en esta cultura sin cultura, no caigamos en el engaño de la facilidad del aprendizaje, donde cualquiera puede sacar una carrera pagando en internet por un título académico y sin exámenes ni tesis, porque la educación se vive y se manifiesta como tal cuando se tiene, más aún si la hemos fortalecido y reforzado con las mismas herramientas de la fe.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s