“Conceptos renovados”

“Conceptos renovados”

Juan: 6, 52-59

En aquel tiempo, los judíos se pusieron a discutir entre sí: “¿Cómo puede éste darnos a comer su carne?”
Jesús les dijo: “Yo les aseguro: Si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no podrán tener vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna y yo lo resucitaré el último día.
Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y yo en él. Como el Padre, que me ha enviado, posee la vida y yo vivo por él, así también el que me come vivirá por mí.
Este es el pan que ha bajado del cielo; no es como el maná que comieron sus padres, pues murieron. El que come de este pan vivirá para siempre”.
Esto lo dijo Jesús enseñando en la sinagoga de Cafarnaúm.

____________________________

Desde los inicios de las Sagradas Escrituras ha estado presente el concepto del pan y del vino, del sacrificio, de la carne y de la sangre, por lo que no es nada nueva la evolución que se ha ido manifestando en los rituales cada vez más complejos y llenos de significado, sobre todo en el Antiguo Testamento con la pascua judía.

Concepto que en realidad es familiar, pero que en su momento sublimarlo a un modelo actualizado y más eficaz cuesta, ante las mentalidades ya acostumbradas a ciertos y conocidos rituales.

Incluso hoy en día cualquier modificación y actualización del esquema del ritual romano para celebrar la eucaristía, a los sacerdotes más ancianos les cuesta cambiar aunque sean las mismas expresiones con diferentes palabras que se ponen acorde a los tiempos y las usanzas. 

Por ello no es de extrañarse la reticencia a los cambios y las justificaciones que argumentamos para ello, hasta con escándalos y exageraciones inmersas un nuestras propias inseguridades ante lo nuevo y el cambio, como lo expresa el mismo evangelio.

Sin embargo una renovación de la conceptualización va mas acorde a la propia asimilación en pro de nuestra cultura y tiempos que vivimos, y el lenguaje es importante porque su expresividad requiere ser totalmente entendidas y asimilada. Por ello no hay que tener miedo a los conceptos renovados porque se dan para un mejora en su totalidad ya que implica un cambio de paradigma ya sembrado desde antiguo y llevado a su máxima plenitud en Cristo Eucaristía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s