“Unidad”

“Unidad”

Juan: 14, 7-14

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si ustedes me conocen a mí, conocen también a mi Padre. Ya desde ahora lo conocen y lo han visto”. Le dijo Felipe: “Señor, muéstranos al Padre y eso nos basta”. Jesús le replicó: “Felipe, tanto tiempo hace que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conoces? Quien me ha visto a mí, ha visto al Padre. ¿Entonces por qué dices: ‘Muéstranos al Padre’? ¿O no crees que yo estoy en el Padre y que el Padre está en mí? Las palabras que yo les digo, no las digo por mi propia cuenta. Es el Padre, que permanece en mí, quien hace las obras. Créanme: yo estoy en el Padre y el Padre está en mí. Si no me dan fe a mí, créanlo por las obras. Yo les aseguro: el que crea en mí, hará las obras que hago yo y las hará aún mayores, porque yo me voy al Padre; y cualquier cosa que pidan en mi nombre, yo la haré para que el Padre sea glorificado en el Hijo. Yo haré cualquier cosa que me pidan en mi nombre”.

__________________________

Bien sabemos que Dios a través de los tiempos se ha estado manifestando de múltiples maneras y en diversas circunstancias según se requiera en el momento histórico necesario.

Para ello tenemos el testimonio de todos aquellos instrumentos de su gracia como lo fue Abraham, Isaac, Jacob, Los Jueces, los profetas, a quienes en confianza Dios nunca dejó de inspirarles su voluntad y la sabiduría necesaria para transmitir a su pueblo, dejándoles  la entera confianza y libertad para expresarlo como mejor se les facilite.

Sin embargo en los últimos tiempos, envió a su propio hijo, aquél que es el Verbo, es decir la misma palabra de Dios que se hace carne como nosotros y nos trasmite no una interpretación de lo que es Dios y su divina voluntad, sino que habla de Dios mismo porque le conoce, ha estado a su lado, no reinterpreta las cosas, sino que las dice de primera mano, además porque Él mismo es Dios, son una unidad inseparable.

Es por ello que en esa unidad indisoluble no se refiera a una uniformidad, como si fueran idénticos, porque se distinguen en su persona, todo un misterio que no es necesario en esta vida indagar porque es inconmensurable, ya estando en su presencia cara a cara lo entenderemos de manera precisa.

Esa misma unidad nos habla de aquella obra, que de igual manera tanto manifiesta uno como el otro, así como su Santo Espíritu, aquí es donde Jesús es quien manifiesta muy eficiente y de manera única al Padre, como nadie jamás lo había hecho anteriormente.

Es por ello que quien conoce al Hijo, conoce al Padre, y el camino más perfecto y directo hacia el Padre es el mismo Jesús, de tal manera que si nos unimos a él estaremos uniéndonos al mismo Padre. Todos en unidad, para que todos sean uno con el Padre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s