“Signos evidentes”

“Signos evidentes”

Marcos: 16, 15-20

En aquel tiempo, se apareció Jesús a los Once y les dijo: «Vayan por todo el mundo y prediquen el Evangelio a toda creatura. El que crea y se bautice, se salvará; el que se resista a creer, será condenado. Estos son los milagros que acompañarán a los que hayan creído: arrojarán demonios en mi nombre, hablarán lenguas nuevas, cogerán serpientes en sus manos, y si beben un veneno mortal, no les hará daño; impondrán las manos a los enfermos y éstos quedarán sanos».
El Señor Jesús, después de hablarles, subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios. Ellos fueron y proclamaron el Evangelio por todas partes, y el Señor actuaba con ellos y confirmaba su predicación con los milagros que hacían.

__________________

Ante la novedad de amar a Jesús junto con el seguirlo, nuestra razón nos pide una excusa válida para convencernos de ello, porque no basta que nos hablen de Él, necesitamos ser testigos de algún milagro para poder creer. Bueno esto pasa en las personas que claramente su fe no está muy desarrollada y necesitan auto convencerse pidiendo las muestras extraordinarias para hacerlo.

Y cabe remarcar que el milagro extraordinario no es necesario, lo que sí hace falta es una apertura de la visión, y no tanto la periférica óptica, sino la mental para que la conciencia expanda sus horizontes así pudiendo acentuar los milagros que se dan a diario en medio de lo que ya conocemos como la ordinariedad. 

Son esos signos evidentes que en la percepción y en el aprendizaje hemos renombrado como natural, normal, procesos de vida biológicos, así como ordinarios, sin remarcar que en realidad la propia vida y todo cuanto acontece es un milagro porque ni la ciencia puede explicarlo, lo afirma como un hecho, pero no lo puede crear, aunque si manipular, pero es vida a partir de vida, no vida a partir de la nada.

Es ahí donde hay que remarcar la extraordinaria belleza de esos signos, que aunque ordinarios ya para nuestra razón, no dejan de ser evidencia de un amor y un ser que tras bambalinas dirige todo y se nos manifiesta con todo su esplendor. Por ello, hay que reconocer esos signos evidentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s