“Odio que confirma amor”

“Odio que confirma amor”

Juan: 15, 18-21

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si el mundo los odia, sepan que me ha odiado a mí antes que a ustedes. Si fueran del mundo, el mundo los amaría como cosa suya; pero el mundo los odia porque no son del mundo, pues al elegirlos, yo los he separado del mundo.
Acuérdense de lo que les dije: ‘El siervo no es superior a su señor’. Si a mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán, y el caso que han hecho de mis palabras lo harán de las de ustedes. Todo esto se lo van a hacer por mi causa, pues no conocen a aquel que me envió”.

__________________________

Qué pena es saber que existe una realidad mayor detrás de cada uno de nuestros temores, odios, así como envidias y críticas; porque cuando hacemos alguna de las anteriores acciones o en su defecto somos su blanco a distancia de ello, brota un origen con una realidad por lo general opuesta y, es que un odio o un rechazo está dando demasiada importancia a la otra persona o a sus acciones, por lo general por una frustración ya sea en la relación personal o en el amor que se le tiene y se invierte para ocultar dicho sentimiento.

Se me viene a la mente al respecto parte de una canción que se llama “Odiame” del Autor Julio Jaramillo, ya que en parte de su letra afirma: 

“Odiame por piedad yo te lo pido
odiame sin medida ni clemencia
odio quiero mas que indiferencia por que
el rencor quiere menos que el olvido

Si tu me odias quedare yo convencido,
de que me amaste mi bien con insistencia.
Pero ten presente, de acuerdo a la experiencia
que tan sólo se odia lo querido.

Podríamos pensar que no tiene que ver nada la letra con esta meditación, pero habla de una realidad, y me atrevo a afirmarla como complemento a este evangelio, porque hasta el demonio mismo odia a quien previamente amó y vivió en la eternidad con el Padre amoroso, creador de todo cuanto existe, ya que Dios a su vez al maligno no lo odia porque no odia su creación, la sigue amando aunque no se le corresponda en el amor, pero el odio lo confirma.

Por ello, si odias, no dejas de manifestar un amor que desea seguir amando, pero como no te lo permites, sufres y lo manifiestas molesto, cansado a través el medio más común que es el odio y la frustración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s