“Entre apariencias nos veamos””

“Entre apariencias nos veamos”” 

Mateo: 6, 1-6. 16-18

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Tengan cuidado de no practicar sus obras de piedad delante de los hombres, para que los vean. De lo contrario, no tendrán recompensa con su Padre celestial.
Por lo tanto, cuando des limosna, no lo anuncies con trompeta, como hacen los hipócritas en las sinagogas y por las calles, para que los alaben los hombres. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. En cambio, cuando tú des limosna, que no sepa tu mano izquierda lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes hagan oración, no sean como los hipócritas, a quienes les gusta orar de pie en las sinagogas y en las esquinas de las plazas, para que los vea la gente. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando vayas a orar, entra en tu cuarto, cierra la puerta y ora ante tu Padre, que está allí, en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará.
Cuando ustedes ayunen, no pongan cara triste, como esos hipócritas que descuidan la apariencia de su rostro, para que la gente note que están ayunando. Yo les aseguro que ya recibieron su recompensa. Tú, en cambio, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara, para que no sepa la gente que estás ayunando, sino tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo secreto, te recompensará”.

_________________________

Dentro de la búsqueda de relaciones sanas y amistosas, el poder llegar a encontrar el propio ser de los demás, indagar en su interioridad y poder confiar totalmente en otra persona, nunca ha sido fácil, en ningún tiempo, las desconfianzas se dan al por mayor, pero lo que consta en los tiempos actuales, es que el distanciamiento en las relaciones humanas se ha recrudecido aunque seamos cada vez más y vivamos en espacios cada vez mas cortos y juntos.

Uno de los problemas se relaciona directamente con las apariencias, ya que para poder introducirse a un grupo de gente reunida en torno a un interés, (ya que no me atrevo a estas alturas llamarlos amigos entre ellos), viene a ser un requisito indispensable la apariencia, y no me refiero a aquella que tiene que ser maquillada y plastificada, sino que ya cualquier grupo especifica la apariencia que desea transmitir, así sea en los cánones de belleza o todo lo contrario.

Por lo que, independientemente del grupo al que te quieras integrar, hay que despersonalizarse para encajar en el común del resto, y en éstas circunstancias la relación no se da entre personas, no se profundiza, no se llega a la confidencialidad, sino que se dialoga tan sólo de apariencia a apariencia, tornando el ambiente en un cumulo de falsedad, vaciedad e hipocresía. 

Hacer cosas para que nos vean es en realidad crear una falsa imagen de nosotros que no nos pertenece y por ende que no nos hace felices, cuando lo más sano es lo simple, lo sencillo, la verdad, la autenticidad, sin esperar el reconocimiento del otro, que lleva a una auténtica felicidad y que permanece.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s