“Santo Tomás”

“Santo Tomás”

Juan: 20, 24-29

Tomás, uno de los Doce, a quien llamaban el Gemelo, no estaba con ellos cuando vino Jesús, y los otros discípulos le decían: “Hemos visto al Señor”. Pero él les contestó: “Si no veo en sus manos la señal de los clavos y si no meto mi dedo en los agujeros de los clavos y no meto mi mano en su costado, no creeré”. Ocho días después, estaban reunidos los discípulos a puerta cerrada y Tomás estaba con ellos. Jesús se presentó de nuevo en medio de ellos y les dijo: “La paz esté con ustedes”. Luego le dijo a Tomás: “Aquí están mis manos; acerca tu dedo. Trae acá tu mano; métela en mi costado y no sigas dudando, sino cree”. Tomás le respondió: “¡Señor mío y Dios mío!” Jesús añadió: “Tú crees porque me has visto; dichosos los que creen sin haber visto”.

_______________________

Cada vez que se nos invita a abordar el tema de la fe, no resulta tan fácil ante un esquema que tan sólo se aboca a lo asimilable por nuestros cinco sentidos, es decir, tan sólo la creación material. Es necesario reconocer que somos entes dotados de un espíritu el cual de igual manera se fortalece y desarrolla con aquello que le alimenta y que proviene de las gracias de Dios.

No es novedad que entre los mismos apóstoles encontremos diferencias entre ellos, por la sencilla razón de que no todos asimilan las situaciones con la misma apertura y disposición, ya que cada uno lleva un proceso personal, natural y razonable.

Por ello Tomás se da el lujo de dudar, ya que para él es necesario llevarlo de esa manera y auto convencerse a sí mismo, y no que para que los demás lo sepan.

Muchas veces con justa razón afirmamos un “no creeré”, totalmente aceptable, pero lo que no es aceptable es que lo utilices como defensa para no crecer y conocer aquello que nos es connatural y, quedarnos estancados voluntariamente sin beneficio personal ni comunitario.

La duda e incredulidad se destierra con el conocimiento y acercamiento a Dios, pero si no lo hacemos, nos radicalizaremos aún más en nuestras posturas truncas y vacías que no llevan más que a la confusión generalizada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s