“Superposición de leyes”

“Superposición de leyes”

Mateo: 12, 1-8

Un sábado, atravesaba Jesús por los sembrados. Los discípulos, que iban con él, tenían hambre y se pusieron a arrancar espigas y a comerse los granos. Cuando los fariseos los vieron, le dijeron a Jesús: “Tus discípulos están haciendo algo que no está permitido hacer en sábado”.
Él les contestó: “¿No han leído ustedes lo que hizo David una vez que sintieron hambre él y sus compañeros? ¿No recuerdan cómo entraron en la casa de Dios y comieron los panes consagrados, de los cuales ni él ni sus compañeros podían comer, sino tan sólo los sacerdotes? ¿Tampoco han leído en la ley que los sacerdotes violan el sábado porque ofician en el templo y no por eso cometen pecado? Pues yo digo que aquí hay alguien más grande que el templo.
Si ustedes comprendieran el sentido de las palabras: Misericordia quiero y no sacrificios, no condenarían a quienes no tienen ninguna culpa. Por lo demás, el Hijo del hombre también es dueño del sábado”.

____________________________

La legislación cada día va en aumento, pero en la actualidad ya no se usan las leyes para poner un orden que ayude al bien común y la sociedad en general, se crean nuevas normas, pero ahora alejadas de la misma realidad, sin un fundamento base, que se imponen para una manipulada necesidad y abuso de los demás.

Por lo general esas nuevas normas van en beneficio siempre de la clase económicamente fuerte, cada vez se legisla para justificar malas acciones como normales y para robar legalmente al indefenso. 

Mientras más leyes se hagan, denotan una justificación para un fin ambivalente y velado que no se ve su efecto hasta que nos afecta, pero que esa intención se planeó así. 

Puede llegar el momento en que las verdaderas leyes base se pierdan, como lo es la ley natural, la ley divina y el auténtico derecho positivo que nació civilmente con el Derecho Romano; están en pro y a favor de la dignidad de todo ser humano, en la que una ley se basa en la anterior sin descartarla o contradecirla, sino apoyada sólidamente desde la ley natural hasta la ley positiva. 

Corremos el riesgo de que ahora la ley sea la nueva manera de engañar e imponer desde lo legislativo, desvirtuando toda auténtica ley y navegando entre las nuevas normas que desdicen la misma dignidad humana y faltan a la caridad, como en las que cayeron los fariseos y doctores de la ley con su tan famosa Ley de Moisés, que no es la divina, es decir los diez mandamientos, sino que elaboraron una pura ley humana que rayó en lo inhumano y por debajo del precepto divino, aunque se llamaba religiosa y de santidad. 

Sobreponer leyes, imponerlas, arrancarlas de su base, resulta en una ley no autentica ni obligada a seguir, hay que saber distinguirlas para no ser engañados, porque aunque se legisle en áreas ajenas a ti, en realidad afectan a toda la humanidad para la que se aplica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s