“El papel de la familia”

“El papel de la familia”

Mateo: 12, 46-50

En aquel tiempo, Jesús estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus parientes se acercaron y trataban de hablar con él. Alguien le dijo entonces a Jesús: “Oye, ahí fuera están tu madre y tus hermanos, y quieren hablar contigo”.
Pero él respondió al que se lo decía: “¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?” Y señalando con la mano a sus discípulos, dijo: “Estos son mi madre y mis hermanos. Pues todo el que cumple la voluntad de mi Padre, que está en los cielos, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre”.

______________________

Pareciese hoy en nuestros tiempos que la familia es tan sólo para que se quede en casa, y en todo el resto del mundo vivir como si fuéramos totalmente independientes, casi autocreados sin necesidad de rendir cuentas a nadie, ni deberles las gracias.

Esa en realidad es una fantasía, porque precisamente tu seguridad y estabilidad se la debes a aquellos que están detrás de ti, precisamente soportando todo el andamiaje del escenario donde tú actúas, y esa es la familia. 

Negarlos y alejarte de ellos, es negarte a ti mismo ya que provienes y eres parte de ellos,  porque sin ellos no serías quien eres hoy, aunque hayas cambiado tu voluntad, corazón y pensamiento al respecto de los que nunca van a dejar de ser tuyos.

Jesús jamás renunció a su familia, siempre estuvieron intensamente unidos por un amor que se plenificó en la misión de cada uno de ellos, ya sea interna en casa o fuera en el mundo indistintamente. A su vez ellos estaban al pendiente de Jesús, lo seguían y lo acompañaban en los momentos necesarios. 

Porque el papel de la familia, está destinado a permanecer con todos los que la forman en cualquier circunstancia de la vida, sea agradable o negativa, ya que mayor apoyo no lo puedes tener si no es de los tuyos. Cuida, une y respeta a tu propia familia y no todo lo contrario.