“Evitando problemas”

“Evitando problemas”

Mateo: 17, 22-27

En aquel tiempo, se hallaba Jesús con sus discípulos en Galilea y les dijo: “El Hijo del hombre va a ser entregado en manos de los hombres; lo van a matar, pero al tercer día va a resucitar”. Al oír esto, los discípulos se llenaron de tristeza.
Cuando llegaron a Cafarnaúm, se acercaron a Pedro los recaudadores del impuesto para el templo y le dijeron: “¿Acaso tu maestro no paga el impuesto?” Él les respondió: “Sí lo paga”.
Al entrar Pedro en la casa, Jesús se adelantó a preguntarle: “¿Qué te parece, Simón? ¿A quiénes les cobran impuestos los reyes de la tierra, a los hijos o a los extraños?”. Pedro le respondió: “A los extraños”. Entonces Jesús le dijo: “Por lo tanto, los hijos están exentos. Pero para no darles motivo de escándalo, ve al lago y echa el anzuelo, saca el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda. Tómala y paga por mí y por ti”.

________________________

No es rara la ocasión en que ante una situación que nos incomoda por la razón que sea, justificada o no, por odio o por envidias, se busca un argumento discreto para molestar y dar inicio a un incidente que haga quedar mal a la persona. 

En éste caso utilizan el tema del pago de impuestos del templo, que no debería de ser un problema porque como lo dice el mismo evangelio, Jesús los paga, pero con ello pretenden armarle un problema aún sin razón, que no deja de ser una excusa para impedir que siga predicando y crearle mala fama.

Sin embargo Jesús analizando la situación sabiamente, sobre todo evaluando la mejor opción, porque podría con todo el derecho defenderse, opta por no dar pie a que le armen un escándalo, prefiriendo pagar el mentado impuesto del templo, y no sólo de Jesús, sino también de Pedro para que no sigan por ese lado, además de demostrarle la total confianza que le tiene, ya que con los más queridos y cercanos se hacía esa acción.

Parece una derrota al obligarlo a pagar, pero ganó mucho más porque pudo continuar su misión, que es lo más importante en ese momento. 

Al Igual nosotros no debemos apegarnos a las reacciones negativas motivadas por los demás, hay que mesurar sabiamente si vale la pena el escándalo o simplemente manejar la situación dándoles por su lado para calmarlos, cuando en realidad se tiene un plan mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s