“Pretextos ante la verdad”

“Pretextos ante la verdad”

Mateo: 19, 3-12

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos fariseos y, para ponerle una trampa, le preguntaron: “¿Le está permitido al hombre divorciarse de su esposa por cualquier motivo?”
Jesús les respondió: “¿No han leído que el Creador, desde un principio los hizo hombre y mujer, y dijo: ‘Por eso el hombre dejará a su padre y a su madre, para unirse a su mujer, y serán los dos una sola carne’? De modo que ya no son dos, sino una sola carne. Así pues, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre”.
Pero ellos replicaron: “Entonces ¿por qué ordenó Moisés que el esposo le diera a la mujer un acta de separación, cuando se divorcia de ella?” Jesús les contestó: “Por la dureza de su corazón, Moisés les permitió divorciarse de sus esposas; pero al principio no fue así. Y yo les declaro que quienquiera que se divorcie de su esposa, salvo el caso de que vivan en unión ilegítima, y se case con otra, comete adulterio; y el que se case con la divorciada, también comete adulterio”.
Entonces le dijeron sus discípulos: “Si ésa es la situación del hombre con respecto a su mujer, no conviene casarse”. Pero Jesús les dijo: “No todos comprenden esta enseñanza, sino sólo aquellos a quienes se les ha concedido. Pues hay hombres que, desde su nacimiento, son incapaces para el matrimonio; otros han sido mutilados por los hombres, y hay otros que han renunciado al matrimonio por el Reino de los cielos. Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo”.

______________________________

Parece que cuando nos enseñan a vivir y a decir siempre la verdad, salimos exentos de varias situaciones que nos comprometen, y es que nos falta comprender que siempre en toda situación la verdad es lo más sano y real.

Vivimos en un mundo que cada vez más adopta la mentira como norma de vida, ya para todo hay que mentir y dar una imagen que no se posee, habrá que remarcar que eso no debería nunca ser lo ordinario porque es una enfermedad que se llama mitomanía, donde crónicamente se miente hasta involuntariamente, es decir la mentira nos domina.

Ante esa contextualización cultural las verdades de fe resultan duras, se ven como una ofensa o una exigencia impuesta, cuando en realidad la verdad es lo más natural y sano. Situación de la que procede todo un esquema de vida aparente y fantasiosa que alimenta sólo lo que le agrada, tornándose en una persona con alto grado de tendencias a adicciones compulsivas ya sea en el comer, el beber, la imagen, la genitalidad, la obsesión por cosas y personas, entre otras más. 

Es por ello que a la verdad la pretenden cambiar según su necesidad adictiva, tal es el caso que la misma ley de Moisés, la modifican para aceptar el divorcio ante la incapacidad de aceptar y ayudar a la pareja a superar situaciones personales, que vienen arrastrando desde su entorno cultural y familiar particular.

Por ello siempre se buscan pretextos para la verdad, y los justificamos desde nuestra lógica no tan sana, pero embaucadora y convincente para quien no conoce la verdad. Esa es la razón por la que Jesús remarca: “Que lo comprenda aquel que pueda comprenderlo”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s