“Lo horrible de las apariencias”

“Lo horrible de las apariencias”

Mateo: 23, 23-26

En aquel tiempo, Jesús dijo a los escribas y fariseos: “¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, porque pagan el diezmo de la menta, del anís y del comino, pero descuidan lo más importante de la ley, que son la justicia, la misericordia y la fidelidad! Esto es lo que tenían que practicar, sin descuidar aquello. ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito, pero se tragan el camello!

¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que limpian por fuera los vasos y los platos, mientras que por dentro siguen sucios con su rapacidad y codicia! ¡Fariseo ciego!, limpia primero por dentro el vaso y así quedará también limpio por fuera”.

__________________________

Aunque hoy en el mundo se viva a cada segundo la importancia primordial de cuidar la imagen, la apariencias, el manejo inadecuado y tendencioso de la información, de tal manera que la finalidad de impactar se cumple en toda su expresión, a final de cuentas, detrás de la misma tenemos que lidiar con la inevitable realidad.

Lo ideal y fantasioso en todo momento resulta una ilusión bella en la que en algún momento de nuestro crecimiento la gran mayoría hemos caído y, que de algún modo deseamos que se haga realidad, nos hace perder el piso y olvidar que la realidad aún es más bella pero no se quiere afrontar.

El  mundo pretende mantenernos inmersos en esas utopías, que no existen, pero que a un precio módico las hacen presentes, ahora llamándoles parques temáticos, lugares de esparcimiento, y si no están accesibles a nuestro alcance, la pantalla grande de la cinematografía se encarga de transportarnos por un breve espacio de tiempo.

Lo horrible de las apariencias es que desatendemos la realidad en que vivimos, descuidándola y por ende al verla en mal aspecto rechazarla, o depreciarnos por no poder ser y estar como el ideológico mundo de la “perfecta” vida lo propone.

La realidad es más bella aún, sobre todo atendiéndola y cuidando todo cuanto nos rodea, ya que la magia que debe tener tú se la imprimes, además de la que de suyo ya posee, porque se ama lo que se tiene y no lo que nunca se poseerá. 

No permitas engañar a tu inteligencia, la belleza está en la honestidad de tu ser, el de los demás y el de las cosas, ya que lo horrible de las apariencias en cualquier momento o descuido saldrá. No existe nada mas bello que la verdad, no le temas, ya que conociéndola, es tan esplendorosa que lo fantasioso resulta absurdo ante ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s