“Pulcros sin misericordia”

“Pulcros sin misericordia”

Lucas 7, 36-50

En aquel tiempo, un fariseo rogaba a Jesús que fuera a comer con él. Jesús, entrando en casa del fariseo, se recostó a la mesa. Y una mujer de la ciudad, una pecadora, al enterarse de que estaba comiendo en casa del fariseo, vino con un frasco de perfume, y, colocándose detrás junto a sus pies, llorando, se puso a regarle los pies con sus lágrimas, se los enjugaba con sus cabellos, los cubría de besos y se los ungía con el perfume. Al ver esto, el fariseo que lo había invitado, se dijo: —Si éste fuera profeta, sabría quién es esta mujer que lo está tocando y lo que es: una pecadora.

Jesús tomó la palabra y le dijo: —Simón, tengo algo que decirte.

El respondió: —Dímelo, maestro.

Jesús le dijo: —Un prestamista tenía dos deudores: uno le debía quinientos denarios y el otro cincuenta. Como no tenían con qué pagar, los perdonó a los dos. ¿Cuál de los dos lo amará más?

Simón contestó: —Supongo que aquel a quien le perdonó más.

Jesús le dijo: —Has juzgado rectamente.

Y, volviéndose a la mujer, dijo a Simón: —¿Ves a esta mujer? Cuando yo entré en tu casa, no me pusiste agua para los pies; ella en cambio me ha lavado los pies con sus lágrimas y me los ha enjugado con su pelo. Tú no me besaste; ella en cambio, desde que entró, no ha dejado de besarme los pies. Tú no me ungiste la cabeza con ungüento; ella en cambio me ha ungido los pies con perfume. Por eso te digo, sus muchos pecados están perdonados, porque tiene mucho amor: pero al que poco se le perdona, poco ama.

Y a ella le dijo: —Tus pecados están perdonados.

Los demás convidados empezaron a decir entre sí: —¿Quién es éste, que hasta perdona pecados?

Pero Jesús dijo a la mujer: —Tu fe te ha salvado, vete en paz.

________________________

Dentro del camino de una más profunda espiritualidad, existen elementos que de suyo nos ayudan para ello, como puede ser el participar lo más frecuentemente posible de los sacramentos, de la Liturgia, de los momentos de oración, estudio y meditación, Todos ellos junto con las obras de caridad nos van llevando de la mano del Señor a un certero camino de perfección.

Aquí no podemos decir que al practicar todas estas actividades sagradas, nos lleven a  sentirnos como en una especie de graduación con la que nos sintamos ya prácticamente del otro lado, porque no es así. El crecimiento en ésta vida nunca termina, lo será hasta que nos encontremos cara a cara con el Señor.

Sin embargo, erróneamente podemos llegar a sentirnos justos, cuando en realidad no dejamos de ser pecadores y limitados por nuestra condición humana, que aunque grandiosa, es caduca, vulnerable y frágil.

Vale la pena recordar que hay que estar al pendiente de no dejarnos caer en la soberbia de sentirnos buenos, porque la humildad queda evacuada, cuando ésta es la que debe de reconocer que siempre estamos necesitados de la gracia de Dios. Aquí es cuando podemos iniciar un desprecio por los pecadores y toda la intención de Jesús se viene abajo, porque nos convertimos en parte del problema y en jueces sin misericordia. Pecamos al rechazar la dignidad dañada de los demás y la remarcamos aún más para resaltar nuestra postura que a este grado ya de cristiana no tiene nada.

Caridad mis hermanos es lo que debe regir toda nuestra vida, porque con ella no vamos a rechazar a los que sufren y no han tenido la oportunidad de conocer y amar a Dios de una manera cercana. Ser una persona muy pulcra, educada y conocedora de los misterios divinos no garantiza el cielo, lo que sí lo hace es la compasión y la caridad. Porque los perdonados saben la diferencia de vivir o no en el pecado y en la gracia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s