“Administración de capacidades”

“Administración de capacidades”

Lucas: 16, 1-13

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Había una vez un hombre rico que tenía un administrador, el cual fue acusado ante él de haberle malgastado sus bienes. Lo llamó y le dijo: `¿Es cierto lo que me han dicho de ti? Dame cuenta de tu trabajo, porque en adelante ya no serás administrador’. Entonces el administrador se puso a pensar: `¿Que voy a hacer ahora que me quitan el trabajo? No tengo fuerzas para trabajar la tierra y me da vergüenza pedir limosna. Ya sé lo que voy a hacer, para tener a alguien que me reciba en su casa, cuando me despidan’.

Entonces fue llamando uno por uno a los deudores de su amo. Al primero le preguntó: `¿Cuánto le debes a mi amo?’ El hombre respondió: ‘Cien barriles de aceite’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo, date prisa y haz otro por cincuenta’.

Luego preguntó al siguiente: ‘Y tú, ¿cuánto debes?’ Éste respondió: ‘Cien sacos de trigo’. El administrador le dijo: ‘Toma tu recibo y haz otro por ochenta’. El amo tuvo que reconocer que su mal administrador había procedido con habilidad. Pues los que pertenecen a este mundo son más hábiles en sus negocios, que los que pertenecen a la luz.

Y yo les digo: Con el dinero, tan lleno de injusticias, gánense amigos que, cuando ustedes mueran, los reciban en el cielo. El que es fiel en las cosas pequeñas, también es fiel en las grandes; y el que es infiel en las cosas pequeñas, también es infiel en las grandes. Si ustedes no son fieles administradores del dinero, tan lleno de injusticias, ¿quién les confiará los bienes verdaderos? Y si no han sido fieles en lo que no es de ustedes, ¿quién les confiará lo que sí es de ustedes? No hay criado que pueda servir a dos amos, pues odiará a uno y amará al otro, o se apegará al primero y despreciará al segundo. En resumen, no pueden ustedes servir a Dios y al dinero”.

__________________________

No resulta en una norma impositiva el hecho de que todas nuestras capacidades las tengamos que poner al servicio del bien, ciertamente en su mismo plan, Dios les ha otorgado la capacidad de llegar ese objetivo, y aunque sean dadas para ello, Dios mismo respeta la decisión que tomes al respecto.

Lo malo acontece cuando sabiendo que tenemos un bien para emplearlo de la manera más correcta, lo usemos para el abuso o un mal, aún así Dios lo permite porque la persona es responsable de la administración de los dones otorgados, y algo que Dios no puede evitar por simple lógica, son la consecuencias que el mismo acto malo conlleva.

Habrá quien responsabilice a Dios de todo cuanto acontece, pero es imposible evitar acarrear un mal que de hecho nosotros mismos generamos, aunque ciertamente resulta ilógico y antagónico hacer el mal para luego exigir que todo salga bien. Dios lo puede hacer, claro que sí, pero negaría su mismo esquema de verdad.

Aquí la cuestión sería analizar si nuestras capacidades las usamos para crecer y llegar al mejor bien posible o erróneamente las administremos al servicio del mal, por tan solo obtener un bien temporal. Al final la conclusión hablará por sí sola en la verdad y obtendrá lo que se trabajó en su justa razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s