“Un Dios de vida y de vivos”

“Un Dios de vida y de vivos”

Lucas 20, 27-38 

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús unos saduceos, que niegan la resurrección, y le preguntaron: —«Maestro, Moisés nos dejó escrito: Si a uno se le muere su hermano, dejando mujer, pero sin hijos, cásese con la viuda y dé descendencia a su hermano. Pues bien, había siete hermanos: el primero se casó y murió sin hijos. Y el segundo y el tercero se casaron con ella, y así los siete murieron sin dejar hijos. Por último murió la mujer. Cuando llegue la resurrección, ¿de cuál de ellos será la mujer? Porque los siete han estado casados con e11a.» Jesús les contestó: —«En esta vida, hombres y mujeres se casan; pero los que sean juzgados dignos de la vida futura y de la resurrección de entre los muertos no se casarán. Pues ya no pueden morir, son como ángeles; son hijos de Dios, porque participan en la resurrección. Y que resucitan los muertos, el mismo Moisés lo indica en el episodio de la zarza, cuando llama al Señor “Dios de Abrahám, Dios de Isaac, Dios de Jacob”. No es Dios de muertos, sino de vivos; porque para él todos están vivos.»

______________________________

No hay que dejar de pasar por desapercibido el conocimiento acerca de la vida, ya que Dios nos revela el que hemos sido creados participativa mente de su propia vida, y donde ésta de la misma manera viene a ser eterna, porque Dios no creó la muerte, sino que fue el resultado consecuente de vivir separados en desobediencia y en pecado. 

Aunque nuestra esperanza aspira siempre a lo superior, tendemos a anclarnos a lo material a tal grado de poner nuestra total confianza en los bienes materiales palpables, donde por consecuencia vivimos cuidándolos, con un temor a perderlos y a su vez enfatizando toda una tragedia cuando llega la muerte natural y física, porque no podemos llevarnos nada de eso.

Por consecuencia la muerte se toma como el final de todo, claro lo material, olvidando que nuestra alma es eterna, y que Dios en su eterno designio ha otorgado la oportunidad de en ésta vida elegir retornar a la casa eterna de nuestro Padre o permanecer en la obscuridad eterna, junto con el maligno y sus seguidores.

Si la muerte fuera el final, sería un absurdo innecesario el orar por los difuntos, pero como sabemos que viven, nuestro deber es orar por ellos, para que alcancen la meta prometida más prontamente, ya que Dios es precisamente un Dios de vivos y no de muertos, pues en realidad todos viven, excepto aquellos que eligen la muerte eterna.

Allá es a donde debemos mirar, y no tan sólo al miedo a la muerte cuando pensamos que ahí será el final, porque no lo es, ya que Él es el Dios de la vida y de los vivos que buscan cuidar su eternidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s