“Recuperar…”

“Recuperar…”

Lucas 19, 1-10 

En aquel tiempo, entró Jesús en Jericó y atravesaba la ciudad. Un hombre llamado Zaqueo, jefe de publicanos y rico, trataba de distinguir quién era Jesús, pero la gente se lo impedía, porque era bajo de estatura. Corrió más adelante y se subió a una higuera, para verlo, porque tenía que pasar por allí. Jesús, al llegar a aquel sitio, levantó los ojos y dijo: Zaqueo, baja en seguida, porque hoy tengo que alojarme en tu casa. El bajó en seguida, y lo recibió muy contento. Al ver esto, todos murmuraban diciendo: Ha entrado a hospedarse en casa de un pecador. Pero Zaqueo se puso en pie, y dijo al Señor: Mira, la mitad de mis bienes, Señor, se la doy a los pobres; y si de alguno me he aprovechado, le restituiré cuatro veces más. Jesús le contestó: Hoy ha sido la salvación de esta casa; también éste es hijo de Abrahán. Porque el Hijo del Hombre ha venido a buscar y a salvar lo que estaba perdido. 

____________________________

Precisamente la obra de la Salvación, nace de la experiencia del pecado; ya desde los orígenes vemos a un Dios que dentro del dolor por la pérdida de aquellos que ama, jamás los abandona, sino que los invita al retorno de su amor, más ahora será por medio de su hijo, quién nos mostrará el camino a seguir, recuperando por el precio de la muerte y resurrección a aquellos que no ha dejado de amar.

Es por ello que en éste evangelio encontramos a un Jesús que no busca posicionarse, ni crear fama, sino llevar a cabo la voluntad de su Padre hablando del Reino de los Cielos, aquel que está dando a conocer y que ya está presente, donde se acerca no a la gente perfecta y santa, sino a los que están separados y perdidos fuera del amor de Dios.

Más din embargo, nos encontramos que la recuperación es integral, ya que no tan sólo recupera a los pecadores, quienes son su principal objetivo, sino también a los que dentro de su perfección pierden el rumbo de su misión, servicio y caridad.

La tarea es mucha, sin embargo el recuperar es lo mas sano y provechoso de lo que conscientes podemos agradecerle, porque nos tiene permanentemente bajo su cuidado, no de manera obligada, pero sí en corresponsabilidad. Por ende dediquemos a recuperar aquello y aquellos que realmente podemos hacer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s