“Alimentarse y seguir caminando”

“Alimentarse y seguir caminando”

Mateo 15, 29-37

En aquel tiempo, llegó Jesús a la orilla del mar de Galilea, subió al monte y se sentó. Acudió a él mucha gente, que llevaba consigo tullidos, ciegos, lisiados, sordomudos y muchos otros enfermos. Los tendieron a sus pies y él los curó. 

La gente se llenó de admiración, al ver que los lisiados estaban curados, que los ciegos veían, que los mudos hablaban y los tullidos caminaban; por lo que glorificaron al Dios de Israel. 

Jesús llamó a sus discípulos y les dijo: “Me da lástima esta gente, porque llevan ya tres días conmigo y no tienen qué comer. 

No quiero despedirlos en ayunas, porque pueden desmayarse en el camino”. Los discípulos le preguntaron: “¿Dónde vamos a conseguir, en este lugar despoblado, panes suficientes para saciar a tal muchedumbre?” Jesús les preguntó: “¿Cuántos panes tienen?” Ellos contestaron: “Siete, y unos cuantos pescados”. 

Después de ordenar a la gente que se sentara en el suelo, Jesús tomó los siete panes y los pescados, y habiendo dado gracias a Dios, los partió y los fue entregando a los discípulos, y los discípulos a la gente. Todos comieron hasta saciarse, y llenaron siete canastos con los pedazos que habían sobrado. 

_______________________

El papel de todos los gobiernos del planeta tienen como objetivo promover el bien común, la sanidad, la justa asistencia social así como alimenticia, entre otros deberes natos que les competen. Pero entre poderes, cada vez con más responsabilidad por el número de habitantes a atender, esto suele convertirse en algo ingobernable dándose excesos.

Sin embargo hay que tener muy en cuenta que a los gobiernos no les toca hacer todo, se supone que trabajan junto con nosotros en mutua corresponsabilidad de una manera organizativa que supla y distribuya justamente los bienes para atender aquellas necesidades que se suelen presentar tanto en un sector como en otro.

La situación es muy clara cuando no hay una justa distribución de las riquezas así como de los alimentos, se rompe con el esquema básico, afectando el resto de las estructuras sociales, entonces no se puede crecer ni rendir en el trabajo. Esto nos acontece ordinariamente en el plano de lo material, sin embargo de igual manera pasa en el ámbito de lo espiritual.

Jesús es claro que a lo primero que viene es a restaurar, por medio del Reino de los Cielos, el cual se hace presente desde la propia vida hasta los ámbitos sociales más estructurados.

Así como físicamente no podemos recorrer el camino si no tenemos fuerzas, fruto de una sana alimentación, por ende si no alimentamos el espíritu de igual manera decaerá ante la primer desavenencia, Jesús no es ajeno ni a un alimento ni al otro, ambos son importantes, por ello tenemos un Padre Providente que suple en su momento lo necesario, pero ello no es excusa pedir sólo lo material, ya que una vez suplido en lo básico nos capacita para seguir caminando incluso en el ámbito espiritual. 

Por ello, como decimos drásticamente: “Primero comer, que ser cristianos”, pero si ya comimos, entonces hay que auténticamente ser cristianos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s