“Esperar y hacer oración”

“Esperar y hacer oración”

Mateo 9, 35 – 10, 1. 6-8 

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, anunciando el Evangelio del reino y curando todas las enfermedades y todas las dolencias. Al ver a las gentes, se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y abandonadas, como ovejas que no tienen pastor. Entonces dijo a sus discípulos: —«La mies es abundante, pero los trabajadores son pocos; rogad, pues, al Señor de la mies que mande trabajadores a su mies.» Y llamando a sus doce discípulos, les dio autoridad para expulsar espíritus inmundos y curar toda enfermedad y dolencia. A estos doce los envió con estas instrucciones: —«Id a las ovejas descarriadas de Israel. Id y proclamad que el reino de los cielos está cerca. Curad enfermos, resucitad muertos, limpiad leprosos, echad demonios. Lo que habéis recibido gratis, dadlo gratis.» 

________________________

Este tiempo de gracia del adviento que se caracteriza por prepararnos en la espera del Mesías que una vez prometido está por llegar, se nos invita a además a vivirlo con una constante actitud de oración, la cual alimentará la vida espiritual y nos mantendrá fortalecidos mientras llega.

Una de las cualidades que tendrá será ese don de poder curar todas las enfermedades y dolencias, tanto las físicas como las morales y espirituales, algo que ya los mismos profetas del Antiguo Testamento habían prometido, pero que son un hecho con su llegada.

Sin embargo no basta la espera, es necesario que estemos alimentando constantemente en oración, ya que la misma nos irá ubicando en la actitud correcta para recibirlo, además que nos alienta en el mismo camino.

Por ello es muy necesaria la oración en todo, momento, ya que sin ella, podemos perder el rumbo de la espera, desvirtuando su venida y pidiendo que venga con alguna otra intención que no es la indicada, como lo es para tan sólo saciar las necesidades físicas olvidando las espirituales.

De hecho hoy se espera el Niño Dios con un sentido comercializado, ya tan sólo se busca saciar el apetito por las compras y obtener de una manera justificada aquello que deseamos obtener. Pero aunque eso ya es una tradición, no olvidemos sublimarla con la misma oración, que nos ayuda a saber esperar y recibir la correcta actitud, así como la felicidad para obtener y saber aprovechar los regalos que nos hacemos en su momento con un verdadero sentido de utilidad cristiana que nos lleven a la misma caridad y santidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s