“Identificando el Plan de Dios y sus colaboradores”

“Identificando el Plan de Dios y sus colaboradores”

Mateo 1, 1-17 

Genealogía de Jesucristo, hijo de David, hijo de Abrahán. Abrahán engendró a Isaac, Isaac a Jacob, Jacob a Judá y a sus hermanos. Judá engendró, de Tamar, a Farés y a Zara, Farés a Esrón, Esrón a Aram, Aram a Aminadab, Aminadab a Naasón, Naasón a Salmón, Salmón engendró, de Rahab, a Booz; Booz engendró, de Rut, a Obed; Obed a Jesé, Jesé engendró a David, el rey. David, de la mujer de Urías, engendró a Salomón, Salomón a Roboam, Roboam a Abías, Abías a Asaf, Asaf a Josafat, Josafat a Joram, Joram a Ozías, Ozías a Joatán, Joatán a Acaz, Acaz a Ezequías, Ezequías engendró a Manases, Manasés a Amós, Amós a Josías;Josías engendro a Jeconías y a sus hermanos, cuando el destierro de Babilonia. Después del destierro de Babilonia, Jeconías engendro a Salatiel, Salatiel a Zorobabel, Zorobabel a Abiud, Abiud a Eliaquín, Eliaquín a Azor, Azor a Sadoc, Sadoc a Aquim, Aquim a Eliud, Eliud a Eleazar, Eleazar a Matan, Matán a Jacob; y Jacob engendró a José, el esposo de María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo. Así, las generaciones desde Abrahán a David fueron en total catorce; desde David hasta la deportación a Babilonia, catorce; y desde la deportación a Babilonia hasta el Mesías, catorce. 

_________________________

La genealogía aquí representada en toda esta cadena de nombres en sucesión hasta llegar a Jesús en múltiplos de catorce, reflejan toda una tradición bíblica que da a conocer muy claramente que el plan de Dios se realiza no tan sólo por acción mágica divina caída del cielo, sino de personas concretas y comunes como nosotros que colaboran aún con la propia descendencia y una misión particular, a veces grande, a veces simple.

Los múltiplos de catorce hablan en la simbología numéricamente bíblica, donde se ve reflejado el número siete, el cual representa la plenitud, lo completo, la perfección, la eternidad, como afirmando que Dios tiene un plan perfecto y lo ha hecho realidad. 

Es por ello que presenta un plan concreto y real, encarnado, donde aquellos que se apegan a los linajes, quede satisfecho.

A lo mejor a nosotros no nos dicen nada esos nombres, pero cada uno de ellos es importante, ya que son parte de la cadena, siendo un eslabón de la línea de la promesa de la Salvación. 

Por ello no hay que sentirnos fuera del esquema salvífico, ya que nosotros de igual manera somos un eslabón, que a lo mejor no damos importancia en nuestra participación, pero que por ello no dejas de ser importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s