¿Darle gusto a quién?

¿Darle gusto a quién?

Marcos: 2, 1-12

Cuando Jesús volvió a Cafarnaúm, corrió la voz de que estaba en casa, y muy pronto se aglomeró tanta gente, que ya no había sitio frente a la puerta. Mientras El enseñaba su doctrina, le quisieron presentar a un paralítico, que iban cargando entre cuatro. Pero como no podían acercarse a Jesús por la cantidad de gente, quitaron parte del techo, encima de donde estaba Jesús, y por el agujero bajaron al enfermo en una camilla.

Viendo Jesús la fe de aquellos hombres, le dijo al paralítico: “Hijo, tus pecados te quedan perdonados”. Algunos escribas que estaban allí sentados comenzaron a pensar: “¿Por qué habla éste así? Eso es una blasfemia. ¿Quién puede perdonar los pecados sino sólo Dios?” Conociendo Jesús lo que estaban pensando, les dijo: “¿Por qué piensan así? ¿Qué es más fácil, decirle al paralítico: `Tus pecados te son perdonados’ o decirle: ‘Levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa’? Pues para que sepan que el Hijo del hombre tiene poder en la tierra para perdonar los pecados —le dijo al paralítico—: Yo te lo mando: levántate, recoge tu camilla y vete a tu casa”.

El hombre se levantó inmediatamente, recogió su camilla y salió de allí a la vista de todos, que se quedaron atónitos y daban gloria a Dios, diciendo: “¡Nunca habíamos visto cosa igual!”

________________________

Es el cuento de nunca acabar pretender dar gustos y querer quedar bien con todo mundo, algunas de las circunstancias que más comúnmente relucen por las discrepancias, es el conocimiento y la profundidad que se posea acerca de la verdad y su realidad. 

Aún más marcadas son las diferencias cuando nos hacemos fijaciones mentales y nos ponemos en posturas que rayan en la necedad. 

Ante la situación que se presenta con el paralítico, entre tantas opiniones y maneras de pensar ¿a quien le dará la razón?. De antemano hay que tener en cuenta que no viene a quedar bien con nadie, la sensatez es su principal herramienta unida al sentido común, pero sobre todo su principal compromiso es con el Padre y con la verdad.

Por ello no le importa cómo se queden aquellos que viven en la mentira o en la necedad si es que esa es la decisión de ellos. De hecho a pesar los los ataques por desestabilizar sus propias posturas, sigue adelante, su actuar no depende de quedar bien con una persona o circunstancia, sino con la verdad. 

Su testimonio dará frutos a su tiempo, aunque en el momento queden las cosas ásperas. Sabia decisión que de igual manera pudiéramos nosotros adoptar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s