“Conocer y reconocer”

“Conocer y reconocer”

Juan: 1, 29-34

En aquel tiempo, vio Juan el Bautista a Jesús, que venía hacia él, y exclamó: “Éste es el Cordero de Dios, el que quita el pecado del mundo. Éste es aquel de quien yo he dicho: ‘El que viene después de mí, tiene precedencia sobre mí, porque ya existía antes que yo’. Yo no lo conocía, pero he venido a bautizar con agua, para que él sea dado a conocer a Israel”.

Entonces Juan dio este testimonio: “Vi al Espíritu descender del cielo en forma de paloma y posarse sobre él. Yo no lo conocía, pero el que me envió a bautizar con agua me dijo: ‘Aquel sobre quien veas que baja y se posa el Espíritu Santo, ése es el que ha de bautizar con el Espíritu Santo’. Pues bien, yo lo vi y doy testimonio de que éste es el Hijo de Dios”.

_____________________

La relación que Juan en Bautista tiene con Jesús es familiar, ya que se conocen de toda la vida, más aún desde el vientre de sus respectivas madres. Pero una cosa es la cercanía y conocimiento mutuo, mientras que en sus respectivos caminos así como su misión, Dios les va dando un conocimiento más profundo que ya no implica la percepción personal, sino además la invitación a participar del mismo plan y voluntad de Dios.

Aquí es donde por obra del Espíritu Santo, Juan Bautista reconoce hasta dónde llega su obra y la de Jesús.

Al igual, nosotros debemos de estar abiertos y a profundizar tanto en el propósito de nuestra vida y de la de aquellos que Dios ha hecho coincidir en el caminar de nuestra vida, porque nos es suerte el solamente conocernos, que aunque a veces es una bendición, en otras es una situación a mejorar y crecer cuando no salen las relaciones humanas como deseamos.

Que bello es poder visualizar el propósito del plan de Dios, realizarlo conscientes y gustosos de ser tomados en cuenta para ello. Porque no basta sólo conocernos, sino reconocer el papel de aquellos que caminan a nuestro lado y hacernos ver el nuestro. Eso suele ser viable y posible cuando estamos abiertos a los dones de Dios por medio del trato directo y la oración con el creador. Porque cuando no, sólo alcanzamos a ver al otro cuando mucho en sola amistad. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s