“Los constituyó”

“Los constituyó”

Marcos: 3, 13-19

En aquel tiempo, Jesús subió al monte, llamó a los que Él quiso, y ellos lo siguieron. Constituyó a doce para que se quedaran con Él, para mandarlos a predicar y para que tuvieran el poder de expulsar a los demonios. Constituyó entonces a los Doce: a Simón, al cual le impuso el nombre de Pedro; después, a Santiago y a Juan, hijos de Zebedeo, a quienes dio el nombre de Boanergues, es decir “hijos del trueno”; a Andrés, Felipe, Bartolomé, Mateo, Tomás, Santiago el de Alfeo, Tadeo, Simón el Cananeo y a Judas Iscariote, que después lo traicionó.

_______________________

Pareciese que el número de doce apóstoles fuera una formula mágica, no lo es, ya que tiene la finalidad de que al final de los tiempos, cada uno de aquellos que fueron incondicionales en el amor a Jesús y su misión, serán los que juzguen a cada una de las doce tribus de Israel ante el plan de Dios que asignó a cada una de ellas.

Discípulos tuvo muchos más, sin embargo remarca que fueron doce a los que constituyó, a los que llamó de manera especial para que estuvieran con Él, además de hacerlos portadores de su gracia, tanto para predicar como para expulsar a los demonios.

Y es que no cualquiera se anima a comprometerse a esa gracia y responsabilidad, sólo aquellos que descubren la grandeza de su amor y lo comparten de manera personal, a tal grado de permanecer con Él para demostrar que realmente desean obtener esa gracia que se les va a participar.

No escoge a los mejores en todas las ciencias y las artes u oficios, sino los que invita a estar cerca, los forma desde lo más pequeño para que no mezclen sus creencias y filosofías, con aquello que merece mantenerse puro como es la gracia que se les depositará.

Es por ello que a esos doce que permanecieron con sus altibajos en la fe y en el testimonio, una vez constituídos, son reforzados con los mismos dones del Espíritu Santo, ya que la obra será del Señor, pero su participación personal y lo que harán, no será por poder propio o por oficios aprendidos, sino por la misma gracia de Dios a la que se dispusieron y aceptaron.

Por ello los constituyó, para que de manera oficial y con el respaldo del mismo Señor Jesús, complementen la misma obra de la Salvación entre ellos y en todos los tiempos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s