“El inicio de un camino”

“El inicio de un camino”

Mateo: 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que Juan había sido arrestado, se retiró a Galilea, y dejando el pueblo de Nazaret, se fue a vivir a Cafarnaúm, junto al lago, en territorio de Zabulón y Neftalí, para que así se cumpliera lo que había anunciado el profeta Isaías:

Tierra de Zabulón y Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los paganos. El pueblo que yacía en tinieblas vio una gran luz. Sobre los que vivían en tierra de sombras una luz resplandeció.

Desde entonces comenzó Jesús a predicar, diciendo: “Conviértanse, porque ya está cerca el Reino de los cielos”.

Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cuales estaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo: “Síganme y los haré pescadores de hombres”. Ellos inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos de Zebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y los llamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron.

Andaba por toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando la buena nueva del Reino de Dios y curando a la gente de toda enfermedad y dolencia.

____________________

Hoy en el evangelio nos encontramos que el papel de Juan Bautista ha concluido y, lo ha hecho de manera tan admirable que ahora Jesús inicia la misión que el Padre le encomendó, con la certeza de un testimonio que preparó aquellos corazones, aunque pocos, de buen fermento para el crecimiento futuro.

Se les invita seguirlo, a aquellos que permanecerán a su lado en un proceso de crecimiento gradual en la fe y en su voluntad, que llegará a tal grado de ser testimonio y signo del Reino de los Cielos.

Además su manifestación a través de los milagros y la prédica del Reino ya presente, marcan esa nueva etapa de gracia y restauración.

No importa la edad, siempre es bueno iniciar un nuevo camino, reinventarnos aunque la gente no lo comprenda, porque los demás permanecen estáticos, mientras quien crece evoluciona al margen de la opinión de los demás. 

Eso es lo que nuestro mundo necesita, iniciar un nuevo camino que restaure todo lo perdido, porque aún se le puede encontrar.