“Una razón de ser y vivir”

“Una razón de ser y vivir”

Mateo: 5, 13-16

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente.

Ustedes son la luz del mundo. No se puede ocultar una ciudad construida en lo alto de un monte; y cuando se enciende una vela, no se esconde debajo de una olla, sino que se pone sobre un candelero, para que alumbre a todos los de la casa.

Que de igual manera brille la luz de ustedes ante los hombres, para que viendo las buenas obras que ustedes hacen, den gloria a su Padre, que está en los cielos”.

_________________________

La vida nunca ha dejado de ser un don tan preciado que cuando somos conscientes de su valor, se vuelve incalculable. De suyo el hecho de vivir es una gracia única, pero la vida no consiste tan sólo en vivirla porque se posee.

Uno de los objetivos de esta vida es llevarla a una plenitud en todos los aspectos. Habrá quien desarrolle en ella lo físico, lo cultural, lo espiritual, las artes, lo intelectual y filosófico, entre otras tantas posibilidades que a la par se pueden ir complementando. 

De hecho se nos ha revelado a través de las Sagradas Escrituras, que precisamente se nos compara a la sal y a la luz, es decir, a realizar las actividades que exponencian todas las capacidades, porque nos ha regalado el Señor un cuerpo maravilloso que sabe salir adelante ante todas las adversidades y que se desarrolla generosamente cuando se le cuida y cultiva al igual que la mente y el corazón, para con ello dar sabor y sentido a la vida misma iluminando a quienes se han perdido en sus propias tinieblas.

Es una pena, cuando el dolor y la ansiedad las alimentamos a tal grado de perder el sentido falso de no poder vivir la vida. Mientras tengamos vida, tenemos un proyecto y una oportunidad por delante ya que además Dios nos da una razón de ser y vivir aquí en este mundo, con su ayuda para alcanzar a que esa misma vida llegue hasta la eternidad, por medio de su hijo que la ha llevado a su plenitud por medio de la gracia y santidad que nos pide vivirla igual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s