“Algunos han venido de lejos”

“Algunos han venido de lejos”

Marcos 8, 1-10

En aquellos días, vio Jesús que lo seguía mucha gente y no tenían qué comer. Entonces llamó a sus discípulos y les dijo: “Me da lástima esta gente: ya llevan tres días conmigo y no tienen qué comer. Si los mando a sus casas en ayunas, se van a desmayar en el camino. Además, algunos han venido de lejos”.

Sus discípulos le respondieron: “¿Y dónde se puede conseguir pan, aquí en despoblado, para que coma esta gente?” Él les preguntó: “¿Cuántos panes tienen?” Ellos le contestaron: “Siete”. Jesús mandó a la gente que se sentara en el suelo; tomó los siete panes, pronunció la acción de gracias, los partió y se los fue dando a sus discípulos, para que los distribuyeran. Y ellos los fueron distribuyendo entre la gente.

Tenían, además, unos cuantos pescados. Jesús los bendijo también y mandó que los distribuyeran. La gente comió hasta quedar satisfecha, y todavía se recogieron siete canastos de sobras. Eran unos cuatro mil. Jesús los despidió y luego se embarcó con sus discípulos y llegó a la región de Dalmanuta.

________________

La búsqueda de lo divino se torna en presente actual porque en realidad ya está Dios presente en nuestras vidas, tan común y ordinario que nos cuesta trabajo creerlo, pensamos que solamente se manifiesta dentro de lo espectacular y lo grandioso, más su omnipotencia y su omnipresencia te acompañan desde el momento de tu concepción, desde ahí comienza el milagro de ti y desde siempre de todo lo demás. 

Además pareciese que se presenta oportunamente en tu vida, haciéndote recordar su existencia y presencia a través de invitaciones, signos, detalles, personas, y cosas de las cuales se vale para manifestarse.

Siempre nos recuerda que no estamos solos, aunque no siempre le dedicamos la debida atención. Cuando tomamos la iniciativa de buscarlo es porque en realidad estamos respondiendo inconscientemente a sus múltiples invitaciones, creemos que la iniciativa y decisión es nuestra, cuando en realidad la iniciativa viene de Dios, pero eso sí, la decisión es tuya. Independientemente por la situación o necesidad con la que busquen a Jesús, eso es un medio de llamado, y claro la búsqueda personal entonces se torna en atención exclusiva a Él.

Muchos son capaces de buscarlo severamente a pesar de las situaciones adversas tanto personales como comunitarias, otros lo buscan de lugares lejanos, otros lo tienen cerca. Sin embargo Jesús independientemente de cada una de las circunstancias, les atiende a todos y se preocupa por ellos, tanto es que preve su retorno de manera segura, iniciando por darles el alimento para el camino, siendo capaz de realizar el milagro de la multiplicación de los panes para que los demás continúen su obra.

De igual manera el Señor no deja de darnos lo principal para poder seguir caminando, pero no desaproveches su presencia, cuántos no quisieran estar cerca y tenerle disponible sobre todo en el milagro de la eucaristía. Si otros han sido capaces de ir a buscarle desde lejos, ¿acaso no podrás acercarte tu que estás próximo a Él y lo tienes al alcance de la mano? Espero que no sea porque no puedes, o más bien porque no quieres.