“Se pide en este tiempo especial orar”

“Se pide en este tiempo especial orar”

Mateo: 6, 7-15

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Cuando ustedes hagan oración no hablen mucho, como los paganos, que se imaginan que a fuerza de mucho hablar, serán escuchados. No los imiten, porque el Padre sabe lo que les hace falta, antes de que se lo pidan. Ustedes pues, oren así:

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu nombre, venga tu Reino, hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día, perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en tentación y líbranos del mal.

Si ustedes perdonan las faltas a los hombres, también a ustedes los perdonará el Padre celestial. Pero si ustedes no perdonan a los hombres, tampoco el Padre les perdonará a ustedes sus faltas”.

______________________

Tiempo de gracia, es tiempo de fortalecernos y mantener la gracia con una de las herramientas más efectivas, es decir la oración, ya que es una manera es mantener viva y en contacto con el Señor nuestra alma.

Somos muy susceptibles de perder la amistad con Dios por el pecado, que tan sutilmente se nos presenta, que hasta parece un juego, algo fuerte y de una emoción llamativa llena de adrenalina, y como dicen: nos hace sentir vivos.

Pero que pena que se tenga que sacrificar la paz, la gracia y el mismo sentimiento de amor a Dios, por un momento intenso que al final queda en el vacío. 

El modelo de oración es precisamente el Padre Nuestro, Oración sencilla, llena de contenido y de peticiones básicas que fundamentan nuestro ser, sin complicaciones y directa.

Sobre todo que mueve al corazón a recapacitar en aquellas trabas adquiridas por el odio, las que siguen hiriendo cuando se recuerdan, pero que a través de la oración podremos desprendernos de ellas, y continuar libremente sin el peso del resentimiento, con todo el poder transformador que posee el perdón.

Los beneficiados somos nosotros, ya que desprendidos de todo sentimiento doloroso ya no afecta nuestra conducta, ni nuestra sensibilidad, porque la oración transforma nuestra vida. Es tiempo especial para reforzar el diálogo con Dios, es decir, la oración.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s