“Cuando creemos saber”

“Cuando creemos saber”

Juan: 7,1-2. 10.25-30

En aquel tiempo, Jesús recorría Galilea, pues no quería andar por Judea, porque los judíos trataban de matarlo. Se acercaba ya la fiesta de los judíos, llamada de los Campamentos.

Cuando los parientes de Jesús habían llegado ya a Jerusalén para la fiesta, llegó también él, pero sin que la gente se diera cuenta, como de incógnito. Algunos, que eran de Jerusalén, se decían: “¿No es éste al que quieren matar? Miren cómo habla libremente y no le dicen nada. ¿Será que los jefes se han convencido de que es el Mesías? Pero nosotros sabemos de dónde viene éste; en cambio, cuando llegue el Mesías, nadie sabrá de dónde viene”.

Jesús, por su parte, mientras enseñaba en el templo, exclamó: “Conque me conocen a mí y saben de dónde vengo… Pues bien, yo no vengo por mi cuenta, sino enviado por el que es veraz; y a él ustedes no lo conocen. Pero yo sí lo conozco, porque procedo de él y él me ha enviado”. Trataron entonces de capturarlo, pero nadie le pudo echar mano, porque todavía no había llegado su hora.

____________________________

No resulta ninguna novedad que dentro de nuestras actividades laborales, nos prendamos de aquellos conocimientos que hasta los hemos convertido en especialidades  tan sólo sobre un aspecto laboral o magisterial, y es que es normal que quedemos prendidos de aquello que dominamos y usufructuemos para salir adelante, por capacidad, pero a veces por miedo a no saber emprender otras tareas.

Entonces opinamos, pero en todo orientados a avalar la información sobre la que tenemos dominio, que a veces es limitada frente al vasto mundo de información y verdad. información que nos sirve para hacer presencia y darnos autoridad en el saber, lo malo es que con ello llegamos a juzgar y a imponer criterios muy personales.

Caso nada nuevo que le acontece al Señor Jesús, cuando ya han hecho la opinión suya, acerca de negar su mesianismo sin reconocer quién es en realidad, típico de los Judíos y líderes religiosos de su tiempo, aunque no todos.

Y es que pesa e importa el qué dirán si no pienso como los demás, por eso mejor nos sumamos al conglomerado de mentiras, para no entrar en conflicto con el común del pueblo, y nos las creemos.

Es por ello que cuando creemos saber es cuando más nos equivocamos, si es que nuestra opinión no es conforme a la verdad que no indagamos, es mejor en caso de duda no obrar, pero si te quieres hacer el importante puedes imponer tu opinión que más consecuencias negativas te traerá que beneficios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s