“Un profeta idealizado”

“Un profeta idealizado”

Juan 7,40-53

En aquel tiempo, algunos de entre la gente, que habían oído los discursos de Jesús, decían:

«Este es de verdad el profeta».

Otros decían:

«Este es el Mesías».

Pero otros decían:

«¿Es que de Galilea va a venir el Mesías? ¿No dice la Escritura que el Mesías vendrá del linaje de David, y de Belén, el pueblo de David?».

Y así surgió entre la gente una discordia por su causa.

Algunos querían prenderlo, pero nadie le puso la mano encima.

Los guardias del templo acudieron a los sumos sacerdotes y fariseos, y estos les dijeron:

«¿Por qué no lo habéis traído?».

Los guardias respondieron:

«Jamás ha hablado nadie como ese hombre».

Los fariseos les replicaron:

«También vosotros os habéis dejado embaucar? ¿Hay algún jefe o fariseo que haya creído en él? Esa gente que no entiende de la ley son unos malditos».

Nicodemo, el que había ido en otro tiempo a visitarlo y que era fariseo, les dijo:

«¿Acaso nuestra ley permite juzgar a nadie sin escucharlo primero y averiguar lo que ha hecho?».

Ellos le replicaron:

«¿También tú eres galileo? Estudia y verás que de Galilea no salen profetas».

Y se volvieron cada uno a su casa.

_____________________________

Es totalmente comprensible que nuestra imaginación se desborde cuando nos interesa algo, lo idealizamos a una postura que sacie nuestra expectativa, nada diferente cuando a aspectos de fe refiere.

Las promesas de Dios siempre se cumplen, con la diferencia que nosotros las ensanchamos tanto que ya no caben en la realidad, las esperanzas se desbordan olvidando que Dios no de ordinario las realiza en medio de nuestra naturaleza y la ordinariedad.

Lo malo acontece cuando ya todo lo esperamos de manera milagrosa y espectacular, saciamos y alimentamos sueños que esperamos se realicen, pero cuando bordean lo fantasioso y a veces hasta lo absurdo, se convierte automáticamente en irrealizable, no porque Dios no lo pueda realizar, sino porque no obra nada en contra de la verdad en sí misma de las cosas, incluso respeta los procesos naturales de la vida.

Es por eso que ante una necesidad alimentada con dudas, dolor, soledad, entre otras situaciones, crece a tal grado dejar de pisar suelo firme, y por ende no ver la solución, ya que está rebasado su origen simple para sanarlo.

La espera del Mesías, no es la excepción, ya magnificada, nadie da el ancho, y como Dios obra de raíz por medios naturales donde se integra a la gracia del milagro, resulta demasiado obvio para aceptarlo.

Y hasta la fecha, ningún profeta da el ancho para los Judíos, por lo que ante este ejemplo, no dejemos que se exageren las esperanzas ya que un profeta idealizado, es inalcanzable, esperar un milagro bajo este esquema, resulta imposible. Lo sencillo es lo más eficaz en el obrar de Dios. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s